Guayaquil: La normalidad oculta de una ciudad aún restringida

  Guayaquil

Guayaquil: La normalidad oculta de una ciudad aún restringida

Juristas consideran que se discrimina el derecho al trabajo por el aforo en ciertos sectores. Propietarios y administradores de negocios prefieren ser cautos

Los controles primera
Bioseguridad. En almacenes con gran afluencia de usuarios aún se mantienen al ingreso medidas como la colocación de alcohol y toma de temperatura.Alex Lima

La baja carga viral de la COVID-19 que existe en el país; y, particularmente en la ciudad de Guayaquil, ha llevado a su población a    retomar su ritmo de vida habitual, pero de manera simulada.

FAOdGDSXsAAu2AX

Clausuran un bar clandestino que funcionaba dentro de una central política, en el centro de Guayaquil

Leer más

Una aparente normalidad que se ve en todos lados, tal como lo comprobó EXPRESO durante un recorrido realizado por el centro de la ciudad; en medio de medidas restrictivas dictadas por el COE Nacional y Cantonal que se mantienen desde agosto pasado, con aforos en establecimientos de 50 y hasta 75 %; o el distanciamiento social; cuyo incumplimiento ha llevado a la clausura de locales, tal como ocurrió el pasado 25 y 26 de septiembre. Mediante operativos de control, la Dirección de Justicia y Vigilancia clausuró en esa fecha siete locales (bares y discotecas) por incumplir medidas de bioseguridad. Juristas consideran    que existe una discriminación en algunos casos, mientras que dueños de locales no quieren irse contracorriente y cautos esperan el aumento del aforo para sentirse realmente parte de la reactivación económica.

“Si bien es cierto, nuestra normativa constitucional dice que todos somos iguales ante la ley y los derechos se podrán ejercer y promover de diferente manera (...) existe algún tipo de discriminación a este pequeño grupo de negocios (...) no se les está permitiendo ejercer su trabajo y, por ende, eso afecta al bolsillo y a los trabajadores de dicho negocio”, explica el abogado Santiago Sánchez, experto en Derecho Laboral y Penal. Se refiere a los denominados restobares que, desde hace semana y media volvieron a sus actividades, pero con excepciones de aforo en discotecas.

Los controles y las re (7118622)
Responsabilidad. En otros sitios, la responsabilidad queda en la ciudadanía el desinfectarse antes o al salir del local.Alex Lima
WhatsApp Image 2021-04-02 at 10.12.39 PM (1)

Controles en Guayaquil por relajamiento en el toque de queda

Leer más

Según el jurista, en las periferias de la ciudad hay bares y salsotecas que funcionan hasta las 3 de la mañana, lo que no pueden hacer los negocios en determinadas zonas céntricas y turísticas. “(...) se está limitando el derecho al trabajo, un derecho constitucional que es irrenunciable”, reitera Sánchez. De allí que considera que, si se habla de una reactivación económica, las autoridades deben hacer un análisis,    que “debe ser para todos lados, no para ciertos grupos”.

Se está limitando el derecho al trabajo (... ) si se habla de una reactivación económica, las autoridades deben hacer un análisis,    que “debe ser para todos lados, no para ciertos grupos.

Santiago Sánchez
abogado en libre ejercicio

Antes de la pandemia en el local ingresaban   
casi 200 personas, ahora es la mitad. Pero igual nosotros mantenemos las normas del aforo y las medidas de bioseguridad


Jefferson Farfán
administrador del Toro Asado

Les hemos dicho que cómo nos vamos a reactivar si nos ahuyentan a la clientela en cada operativo (...) nuestra clientela se siente asustada mientras que los clandestinos nada

Ernesto Vásquez
presidente de la Asociación de Centros Nocturnos del Guayas

Hasta ayer, cerca del 56    % de la población completaba sus dosis de vacuna contra la COVID-19;mientras que se reportaba un aumento diario de 160 casos de contagios confirmados, según el Ministerio de Salud Pública (MSP). En lo que va de 2021, 7.738 personas fallecieron por la COVID-19. Mientras que 1.270 con probabilidad de muerte por el virus.

Clausura fiestas

Tres sitios fueron clausurados por organizar fiestas clandestinas en Guayaquil

Leer más

Ernesto Vásquez, presidente de la Asociación de Centros Nocturnos de la Provincia del Guayas, dice que vienen luchando desde hace ocho meses para reanudar sus actividades por completo. Actualmente, están en conversaciones con el COE Cantonal y autoridades nacionales, quienes les han permitido un 30 % de aforo a los que quieran reactivarse como discotecas. “Es para comenzar porque la pandemia aún no termina, nos dieron esa opción”, menciona Vásquez, al recordar el alcance que se hizo para la reapertura del aforo de cines, gimnasios y discotecas, en un “paso a paso” que han dado, con un horario de atención que los limita hasta las dos de la mañana. Pero, en el fondo buscan cambiar el decreto 0010, que se firmó en tiempos del correísmo. “Los que tenemos permiso de turismo solamente podemos abrir de lunes a jueves hasta la medianoche; y, viernes y sábado a las 3 de la mañana. Guayaquil se mueve todos los días del año... es una ciudad que nunca duerme... todo eso mató Correa. Eso mató el trabajo de la gente popular desde 2007, aparte que armaron las comisarías que nos tienen marcados como delincuentes y la pandemia nos dio el toque final”, remarca el dirigente, quien se muestra optimista y espera que hasta fin de año estén con un cien por ciento de clientes.

Los controles tres
Hay establecimientos en el centro de la ciudad donde no hay un control interno en el aforo y distanciamiento de usuarios.Alex Lima

Su confianza la asienta en el actual Gobierno que no ha clausurado sus locales. “Con los últimos gobernadores ya no sentimos esos operativos, hasta el Municipio ha disminuido (...) les hemos dicho que cómo nos vamos a reactivar si nos ahuyentan a la clientela en cada operativo (...) mientras que los clandestinos nada (...)”. Sin embargo, ese 30 % de aforo para las discotecas no resulta atractivo para ellos. Lo ven más bien “matador” económicamente, por lo que esperarán el aumento paulatino del aforo.

QUITO CONTROL POLICIAL

En distintas zonas de Quito, la Policía intensifica los controles contra la delincuencia y por el distanciamiento

Leer más

Mientras tanto Ángel Gutiérrez, de Delicias Orientales; como Jefferson Farfán, del Toro Asado, coinciden en que la capacidad de clientes en sus locales (del 75 %) debe mantenerse, aunque aún no recuperan a la clientela que tenían antes de la pandemia. Señalan que, aunque mantienen las medidas de bioseguridad, la ciudadanía no colabora.

Édison Parrales, administrador de la matriz Pycca, se suma a esa postura. “Si lo incrementamos (el aforo) vamos a ver consecuencias como está pasando en otros países (...) con aumento de casos. Si queremos reactivarnos debemos cuidarnos”, recomienda.