Coronavirus: La Unicef fomenta la empatía y creatividad a través de la televisión

  Guayaquil

Coronavirus: La Unicef fomenta la empatía y creatividad a través de la televisión

 A diario transmite una nueva programación que apunta a que los niños aprendan. Anna Vohlonen, miembro de la organización, da detalles del proceso

A1-6533986 (16533986)
En el mundo. Distintas organizaciones promueven programas que complementen la edición de los niños y jóvenes.© UNICEF/UNI304637/Ma

Teniendo en cuenta que en Ecuador, solo el 37 % de los hogares tiene acceso a Internet y el 88 % cuenta con un televisor, la Unicef ha lanzado un programa que apunta a complementar la educación que, durante la crisis sanitaria generada por el coronavirus, requieren los niños; que como lo ha confirmado el Ministerio de Educación, recibirán las clases de forma virtual.

FEUE-protesta-recorte-presupuestos

El CES pide a las universidades considerar paralelos de mínimo 40 alumnos

Leer más

A partir del 4 de mayo, según explicó a EXPRESO Anna Vohlonen, especialista de educación en Unicef Ecuador, en el país se puso en práctica A-prender la Tele, una nueva programación educativa que está siendo transmitida por los canales de televisión de Ecuador en la franja Educa Contigo de 15.00 a 16.00 horas y apunta a que los chicos -de todas las edades- aprenden contenidos que fortalezcan lo que reciben por parte de sus escuelas y maestros.

El objetivo de este programa que, hace énfasis Vohlonen, "no reemplaza la información que se adquiere por parte de un maestro, ya sea de forma presencial o virtual", y es complementario a la educación tradicional y en sí a las asignaturas que los chicos reciben;; es que los alumnos sigan aprendiendo pese a que las clases presenciales se hayan suspendido debido a la emergencia sanitaria.

Cualquier medio que  se esté utilizando ahora para educar en el hogar, debe motivar a hacer y aprender nuevas cosas . Cosas que impliquen movimiento, creación, relacionamiento con la familias. Que te impulsen a ser creativos.

"La televisión educativa no es lo mismo que una clase presencial y no debe ser lo mismo. En ella y a través de los programas que se ofrecen, no se verá a un docente impartiendo contenido. Lo que se ve es contenido que es útil para trabajar de una forma distinta, que fomenta la resiliencia, la empatía, la creatividad y el pensamiento crítico".  Se abordan temáticas sobre convivencia, alimentación y aseo, e incluso sobre cómo prevenir el contagio del virus. Se abordan diversas temáticas; pero a la vez, adelanta, se aprende sobre Lengua y Literatura, Matemáticas, Ciencias Sociales y Ciencias Naturales.

Este último punto, será de ayuda sobre todo para los alumnos que viven en hogares donde la conexión a internet es limitado, que es uno de los medios por donde se transmiten las clases en la actualidad.

49129512717_19b89fb748_k
Meta. El programa prevé complementar la educación sobre todo en los hogares donde el acceso a internet es limitado.Cortesía Unicef

Para elaborar la programación de la televisión educativa, "que ha dado muy buenos resultados en el mundo" y se enfoca además en mantener la salud mental del niño libre de tensión durante la cuarentena, participaron la Unicef, el Instituto Iberoamericano del Patrimonio Natural y Cultural (IPANC), Edupasión, el Ministerio de Educación, entre otras entidades públicas y privados.

Ahora, si bien Vohlonen reconoce que el minuto por transmisión en televisión es costoso, desde la organización a la que representa se propone que la franja de la televisión educativa pueda extenderse por dos horas. "Se que Educación está negociando eso. Y sería magnífico, así en una hora recibirían el contenido los niños y en otra los adolescentes. Sería un avance importante, sobre todo esto se podría aplicarse en la televisión pública...", piensa.

Bachillerato Internacional

Coronavirus: La supresión del Bachillerato Internacional frustra a jóvenes

Leer más

Sobre el rol del docente en esta emergencia sanitaria, la experta en educación asegura que es él la persona encargada de incidir positivamente sobre el estudiante. "Él puede motivarlo, desde donde esté, a que cumpla con ciertas normas vinculadas incluso con su seguridad y protección que debe tener en casa". Es él, agrega, quien además puede ayudar a que mantenga nivelado su nivel psicosocial. Pero para ello, sugiere, el docente no solo deberá enviar folletos o material vía online al estudiante.

"Sería ideal que lo llame para saber cómo está y cómo le va o como se siente, eso es un alivio para el niño". Claro, esto no se podría dar a diario. "Con que lo haga una vez a la semana ya será de gran ayuda. El niño se sentirá escuchado y apoyado, al igual que su padre. Y eso es importante durante esta emergencia", advierte.

Entre el profesor y la televisión educativa se le puede enseñar al alumno y a la misma familia a manejar el estrés, y esas son habilidades para la vida. En este momento la mayoría de aprendizajes deberían enfocarse en ese campo para lograr, todos, aguantar este confinamiento de la mejor manera. Con positivismo.

Sobre el programa los padres de familia opinan de forma positiva. Y no necesariamente aquellos que son parte de la estadística donde el internet no llega. Sebastián Romero, quien vive en Guayaquil y cuyos hijos han estudiado siempre en colegios particulares, consideran que la televisión educativa resulta positiva en todos los tiempos, pero más que nunca ahora.  "Los chicos se aburren o se estresan al estar solo guardados. Que a través de la televisión les digan qué hacer, qué jugar o hasta qué recetas de dulces cocinar para estar ocupados, es bueno", piensa. Los mensajes sobre el cuidado que deben de tener asimismo resulta oportuno agrega. 

Ana Sousa, madre de dos niños de 7 y 9 años, recuerda, por ejemplo, el impacto que tenían los mensajes que hace más de una década salían en la televisión sobre la importancia de vacunarte.  "Había un personaje súper amigable que se llamaba, si no me equivoco Máximo. Te decía por qué era importante inyectarte. Lo esperabas ya cada temporada y eso generaba conciencia". Ahora, manifiesta, puede que el resultado con los chicos sea el mismo.