Paco Gento, el rey discreto

  Deportes

Paco Gento, el rey discreto

El fútbol despide a uno de sus grandes leyendas: el auténtico rey de la Copa de Europa, con seis títulos en su extenso palmarés.

Gento
Capilla ardiente a Paco Gento, que el club ha abierto esta tarde en el palco de honor del Santiago Bernabéu.EFE

El mundo del fútbol, del deporte en general, despide a uno de sus grandes leyendas, a uno de sus mitos, Paco Gento. El auténtico rey de la Copa de Europa, con seis títulos en su extenso palmarés. Reconocimiento que siempre ha manejado desde la discreción y la sencillez.

Sergio Ramos

Sergio Ramos despide a Gento: "Escribió el nombre del Madrid en Europa"

Leer más

Hijo de un camionero, nacido en Guarnizo (Cantabria) el 21 de octubre de 1933, llegó en la campaña 1953-54 al Real Madrid procedente del Racing -firmó su primer contrato en un garaje de Santander-, casi a la vez que otro de las ineludibles leyendas del madridismo, Alfredo di Stéfano, clave para su permanencia en el club tras unos inicios dubitativos.

Ambos colaboraron a crear el gran Real Madrid de aquellos años, junto a otro ramillete de inolvidables jugadores como Raymond Kopa, Héctor Rial, Ferenc Puskas y un largo etcetera, el de las seis Copas de Europa. Y en cada una estuvo Gento. El único que ganó todas. Marcó en dos, ante el Fiorentina en el Santiago Bernabéu y en la Tercera en la prórroga, contra el Milán en Bruselas. En total, disputó ocho finales.

Dotado con una tremenda velocidad, con una potencia descomunal y una capacidad para alternar el regate en carrera y el dribling seco es quizá el mejor extremo zurdo de la historia. Un diablo por la banda. Un portento. Inalcanzable para sus rivales. Un puñal. Se ganó el apodo por el que será recordado toda la vida: "La Galerna del Cantábrico".

Gento

Manolín Bueno: “Gento era el mejor extremo izquierdo del mundo”

Leer más

Durante su extensa y exitosa carrera llegó a disputar otras dos finales de la Copa de Europa. Militó durante dieciocho campañas en el Real Madrid, en las que ganó doce ligas, dos Copas de España, dos Copas Latinas, la Copa Intercontinental de 1960... hasta un total de 24 títulos. Inagotable, acumuló un total de 761 partidos y marcó 253 goles, hasta que disputó su último partido oficial en mayo de 1971 en la final de la Recopa ante el Chelsea.

También alcanzó la internacionalidad absoluta de la mano de Ramón Melcón. Participó en 43 partidos, en los que anotó cinco tantos, y estuvo en los Mundiales de 1962 y 1966.

Posteriormente dirigió a las categorías inferiores del Real Madrid y a equipos como Castellón, Palencia y Granada.

Siempre se ganó el respeto de todos no solo por sus cualidades deportivas, sino por su cercanía y sencillez, características que ha llevado a gala toda su vida hasta el último momento. Siempre reconoció que nunca le gusto sacar pecho. Nunca le gustó presumir de sus numerosos éxitos. Tímido, persona de pocos alardes públicos, pero entrañable en el cara a cara, se ha ido con la misma discreción y a la misma velocidad con la que deslumbró al mundo entero.

Dejó un legado imborrable. Tras el fallecimiento de Di Stéfano, Florentino Pérez le propuso para ocupar el cargo de Presidente de Honor del club y el 23 de octubre de 2016 fue elegido de forma unánime por la asamblea general extraordinaria de socios. Nadie mejor para relevar en dicho reconocimiento a la 'Saeta' por representar a la perfección toda la historia y los valores del club.

Estandarte de una estirpe de grandes deportistas. Paco, que llegó a jugar en el mismo equipo en enero de 1959 con sus hermanos Julio y Antonio, disfrutó de una familia apasionada por el deporte, la Llorente Gento. Por detrás llegaron José Luis Llorente, Toñín Llorente, que fueron baloncestistas, así como Paco Llorente, Julio Llorente y ahora Marcos Llorente.