Deportes

Coronavirus: Látigo para que se cumpla la medida en Echaleche

La justicia indígena fue una vía para que se ejecute la norma de jugar a puerta cerrada en el Mushuc Runa vs. Macará por el coronavirus.

Coronavirus
Guardianes. Alrededor de 50 guardias tenían la orden de hacer justicia indígena si algún hincha intentaba entrar al estadio pese a la emergencia por el COVID-19.Yadira Illescas

Hicieron de Echaleche una fortaleza. Los ponchos rojos los diferenciaban del resto y estaban en los alrededores del estadio situado en la parroquia Pilahuín. En sus espaldas portaban un ‘asiel’, que es un látigo con el cual tenían la autorización de castigar a todo aquel que, sin estar acreditado, pretendiera ingresar al estadio donde se enfrentaron ayer Mushuc Runa y Macará, en lo que fue el último partido antes de la suspensión del torneo por el coronavirus.

Renato Ibarra

Renato Ibarra es libre, pero no del América

Leer más

Eran los hombres de la seguridad indígena que hicieron respetar la orden a cabalidad. En total estuvieron 50, entre jóvenes y adultos, que no permitían que la gente se aglomerara ni siquiera en las laderas de la zona alta, donde normalmente se puede disfrutar de un encuentro deportivo. “La disposición fue clara de parte del abogado Chango (Luis Alfonso Chango, presidente vitalicio de Mushuc Runa) de hacer justicia indígena si alguien insiste en ir al estadio o estar en grupo en los alrededores”, explicó Abelino Huashco, quien estaba en el área de ingreso principal junto a otros cuatro integrantes de la seguridad.

Julio Punina estuvo a cargo de controlar la parte de adentro. Llevaba su cabresto en la espalda y, mostrándolo, aseguró que con eso latiguean a los ladrones y desobedientes. Mencionó que a las 10:00 llegaron a ejercer el control y hasta las 13:30, cuando empezó el partido por la quinta fecha de la Liga Pro, no castigaron a nadie.

Francisco Sisa añadió que apenas recibieron la notificación de la LigaPro de no jugar con público, se informó a los habitantes de las comunidades para que no asistan. Y para evitar que no hagan caso, se les advirtió que iban a ser castigados de acuerdo con las creencias indígenas, es decir la ‘cueriza’ con ‘la rienda’.

En el estadio de Echaleche el control fue estrictamente con los hinchas de los dos equipos. Acudieron periodistas, equipo de logística y todo el cuadro convocado de los dos clubes, Mushuc Runa y Macará.

Mushuc_Runa_vs_Macara (31418778)
Julio Angulo marcó el primer tanto del Mushuc Runa.API

Bethy del Carmen Tite, de la Asociación de Fútbol y la encargada de entregar chalecos a los periodistas, resaltó el control estricto en Echaleche y dijo que la ASO también se preocupó por brindarles mascarillas y gel antiséptico para cumplir las normas de asepsia y evitar el virus.

renato ibarra}

El castigo a Renato Ibarra estuvo lleno de cálculos

Leer más

Para Nicolás Muyolema, la medida de fortalecer la seguridad fue necesaria para evitar las aglomeraciones. Pocos hinchas del Macará acudieron a ver el encuentro, pero no se atrevieron a ir al estadio. Se subieron hasta la terraza de una vivienda cercana para desde ahí alentar al Ídolo celeste, que ayer perdió ante el Mushuc Runa.

El cuadro del Ponchito saboreó el triunfo después de cuatro fechas de empates y derrotas. A los cinco minutos de iniciar el encuentro, Julio Angulo marcó el primer gol mediante un tiro penal y Muriel Orlando al minuto 82 cerró el triunfo del combinado indígena.