Deportes

El coronavirus desarma a algunos equipos

Jugadores y entrenadores se han marchado, apurados por la crisis económica que generó la pandemia en el fútbol ecuatoriano

luis-fernando-fernandez-aucas-barcelona
El golero Fernando Fernández (c) es uno de los cuatro jugadores que se marcharon de Aucas.Archivo

Adaptarse o irse, es la opción que se maneja en algunos clubes ecuatorianos, debido a la crisis económica que desató la pandemia del coronavirus.

juan-cazares-atletico-mineiro

Juan Cazares podría ir al Palmeiras a finales de año

Leer más

“Desde abril, el presupuesto del equipo cambió. Los dirigentes nos explicaron con números lo que estaba sucediendo y se tomó una decisión conjunta sobre un ajuste salarial. Cambió todo y la persona que no se pueda adaptar tendrá que dar un paso al costado”. Las palabras de Hernán Galíndez, arquero de Universidad Católica, resumen la nueva realidad del fútbol nacional, que derivó en la salida de jugadores y técnicos por diversos argumentos, que en el fondo coinciden con la palabra temida, crisis.

El más afectado es Aucas. La salida de cuatro jugadores y el entrenador puso en jaque a más de uno.

futbol-ecuatoriano
Son varios los técnicos y jugadores que se marcharon de los clubes ecuatorianos durante la pausa por la pandemia.Adrián Peñaherrera

El directorio había pensado en la posibilidad de reducir gastos (después de que ya se realizara una retención de un porcentaje de los salarios), además de que se llegara a un acuerdo con la plantilla para pagar el mes de marzo, que estaba pendiente.

El nuevo técnico, Darío Tempesta, busca al reemplazo de Tomás Oneto. Además del defensa, los orientales quieren llenar el vacío dejado por Fernando Fernández. A ellos se suman Édison Carcelén y Edson Montaño, quien decidió dejar el equipo para buscar mejor oportunidades.

Nos deben tres meses (de sueldo). Yo quiero seguir en el equipo, pero no tengo tampoco para pagar el arriendo del departamento, incluso el dueño retuvo un televisor por la falta de pago. No tenía dinero ni para el pasaje de regreso a Cuenca. 

Jefferson Sierra, jugador de D.Cuenca.

Olmedo perdió al defensa colombiano Julio César Murillo y hasta corre el riesgo de ser demandado penalmente. “Quise arreglar, pero no ha dado respuesta la presidenta (Mayra Argüello). Me adeudan tres meses y espero me paguen, de no darse esa situación optaré por la vía legal”, advirtió.

El técnico Darío Franco se marchó del país por temor al coronavirus y el 15 de junio se anunció que no regresará.

EXPRESO trató de contactar a Argüello y a Manuel Uvidia, su esposo y vicepresidente del club, para que den su versión, pero no respondieron llamadas ni mensajes. En el complejo del equipo, el guardia indicó que no se encontraban. También se buscó a otros miembros del directorio como Raúl Veloz, quien indicó que por motivos de trabajo desconocía del tema. 

La situación es grave. Sin ingresos por taquilla y la paralización del evento de casi cuatro meses se estancaron las pretensiones del equipo. Apenas se sobrevive con recursos provenientes de los derechos de televisión para cubrir el SRI, IESS y roles de pago.

Claudio Peñaherrera, presidente D. Cuenca.

LOS AUSPICIANTES SE ALEJAN DE LIGA (P)

El centrocampista Nicolás Queiroz se quejó de que los directivos de Liga de Portoviejo no le han dado “ni siquiera cinco dólares durante todo este tiempo”.

La situación económica en el club “es compleja”, aseguró el presidente Roberto Rodríguez.

“Debido a la pandemia, el 70 % de los auspiciantes se marcharon. Eso, sumado a la paralización del torneo y el retraso de los pagos de derechos de televisión complican más el panorama. El presupuesto se ha reducido más del 55 %”, acotó Rodríguez, antes de reconocer que es muy posible que Quiroz se marche.

“ No es como el jugador dice. El club le pagó cuatro meses adelantado un apartamento en la mejor urbanización de Manta, los servicios básicos y los requerimientos que solicitó. Lo de Esteban Dreer está en conversaciones”, concluyó. PC-JM-PO-AG