Coronavirus: ¿Los gases intestinales pueden ser vectores de contagio?

  Ciencia y Tecnologia

Coronavirus: ¿Los gases intestinales pueden ser vectores de contagio?

Los gases podrían ser infectantes en el caso de la Covid-19, solo si van acompañados de materia fecal líquida o sólida

Gases
El gas intestinal, expulsado por el ano, no puede ser infectante, a no ser que vaya acompañado de matera fecal.Canva

Se sabe que la principal vía de contagio de la COVID-19 es la saliva, a través de las gotículas microscópicas que se emiten cuando hablamos, tosemos... Pero, ¿qué pasa con los gases intestinales?

acv coronavirus

Coronavirus: ACV y convulsiones, posibles consecuencias de la enfermedad

Leer más

Diversas pruebas se están desarrollando basándose en aguas fecales, para averiguar la inmunidad de una determinada comunidad. La razón es que el coronavirus sí se puede detectar en las heces de los infectados, con lo que esta también podría ser una posible vía de contagio: la transmisión fecal-oral puede ser parte del cuadro clínico, según dos informes publicados en la biblia de las enfermedades del aparato digestivo, Gastroenterology

¿Qué hay de los gases intestinales? 

“El virus es una molécula de proteína (en este caso ARN) cubierta por una capa protectora de lípido (grasa) que, al ser absorbida por las células de la mucosa ocular, nasal o bucal, cambia su código genético (mutación) y las convierte en células agresoras y multiplicadoras. En los gases intestinales, resultantes de la fermentación en el intestino grueso, de hidratos de carbono no digeridos en el intestino delgado y más raramente de proteínas, no puede haber ninguna molécula proteica recubierta por grasa; por ello, el gas intestinal, expulsado por el ano (pedo), no puede ser infectante, a no ser que vaya acompañado de materia fecal líquida o sólida”, explica Ramón Tormo, especialista en enfermedades del Aparato Digestivo y Pediatría, en Top Doctors.

¿Y los gases expulsados por la boca?

En lo referente a gases expulsados por la boca (eructos), tampoco en sí mismos serían contagiosos, pero existe un matiz: “En este caso es mucho más fácil que los eructos vayan acompañados por material de la boca o nariz, que estos sí que pueden contener partículas virales”, afirma.