Buenavida

Tienes derecho a cambiar de opinión

Uno de los mayores dones del ser humano es el libre albedrío y más nos vale usarlo de la mejor manera posible

Mujer frente al espejo
tener un punto de vista diferente no te hace una persona rara.Pixabay

Vivimos en una sociedad que condena el cambio de opinión. Las redes sociales están llenas de reclamos y críticas a personas que decidieron pensar y actuar diferente por su bien y porque reconocieron sus fallos. Se los tilda de hipócritas o mentirosos aunque no se conozca nada del contexto y la vida del acusado. Como casi siempre, las redes son juzgados que dañan y lastiman.

Lo cierto es que tenemos derecho a cambiar de parecer y de actuar. Uno de los mayores dones del ser humano es el libre albedrío y más nos vale usarlo de la mejor manera posible.

En un ejemplo: si el 13 de marzo de 2020, antes de la cuarentena y la propagación del coronavirus en el mundo, alguien me aseguraba que en septiembre estaría escribiendo sobre nuevas formas de vivir y ver la existencia, no lo habría tomado en serio. No, estoy seguro que hasta me habría reído de tal afirmación.

Y aquí estoy, siete meses después, escribiendo esta columna y esperando que alguien la pueda aprovechar.

¿Qué pasó? Que cambió mi perspectiva de la vida. Los sucesos externos y mis reacciones internas dieron como fruto una nueva visión y un deseo por compartir ese descubrimiento con uno o más lectores. No dejé de ser yo -con mi larga lista de defectos- pero una parte de mi si cambió. Eso pasa y no está mal.

Es más, no descarto que en unos meses haya más cambios y eso tampoco estará mal. Debemos recordar, citando a Heráclito, que lo único permanente es el cambio.

Estás líneas están dirigidas a todo aquel que quiere ser mejor persona y teme el señalamiento popular. Risas, burlas y críticas si quieres meditar, alimentarte mejor o simplemente cambiar hábitos que ya no van con tu forma de ser.

Epicteto, en Disertaciones por Arriano, nos recuerda que el albedrío es nuestra mejor herramienta y la única fortaleza que tenemos. Las críticas no deben afectale siempre que recuerde que está haciendo lo mejor para usted y para quienes le rodean. Si va a cambiar, que sea para mejor. Eventualmente, los demás lo notarán y la mayoría lo apreciará.