Buenavida

Diario de una madre en cuarentena | Día 16: Salud, dinero y amor

 ¿Cuál es el camino que elige la autora de 'Diario de una madre en cuarentena' en estos días de curantena por la pandemia del coronavirus? Veamos.

diario-cecilia-tecchi-coronavirus-pandemia-ecuador
Diario de una madre en cuarentena. Día 16.

La pandemia del coronavirus ha cambiado nuestra vida de alguna u otra manera. ¿Cómo la vive una madre de dos niños pequeños? Conócelo en 'Diario de una madre en cuarentena'. Esta es la entrega de ayer, te dejamos con la de hoy:

Esta mañana, mientras conversaba con mi mamá, llegué a la conclusión de que estamos en una situación única. Ella me decía que estamos al límite y que son las situaciones límites las que nos hacen, muchas veces, ver el panorama con mayor claridad.

Ella se fue a armar un invernadero y yo me quedé pensando si el coronavirus, la pandemia o la cuarentena, me han llevado al límite y si había mayor claridad en algún aspecto de mi vida. Muchos de ustedes no lo saben, pero soy profesora 100% por vocación. Llegué a la docencia de una forma muy extraña y desde aquel primer día no la abandoné nunca más hasta que fui mamá.

En otro orden, hay mucha gente amiga o conocida haciendo promesas, así como cuando se juega un mundial de fútbol o alguien está muy enfermo. Cuando mi hermana menor tuvo un accidente de tránsito y estuvo muy grave, mi mamá hizo una promesa y allá fuimos las tres a cumplirla. Fue hermoso y muy emocionante. Yo tengo una promesa que cumplir y espero poder hacerlo dentro de los próximos años, así que esta vez no voy a prometerme nada.

Chica durmiendo

Coronavirus: Que el confinamiento no te quite el sueño

Leer más

Salir adelante ya es mucho. Quienes me leen desde el primer texto saben que nunca fui amiga de los horarios y rutinas rígidas para estos días. Hoy son muchos los que empiezan a sentir que eso no les funciona y que, simplemente, no tienen ganas de hacer nada. Para mí es muy sencillo entender ese desgano, ya que no es fácil estar todo el día organizando una casa, preparando desayuno, almuerzo, merienda, cena, lavando ropa, tendiendo la cama, ordenando. Y si tienes hijos, bueno, el cansancio casi que se triplica.

La cuestión es que en estos momentos límite estoy viendo con mayor claridad qué es lo que quiero para mi vida, dónde quiero estar, cómo quiero que sea la vida en la que crezcan mis hijos. Lo estamos conversando mucho con mi esposo y es hermoso seguir forjando este camino a su lado. Estoy muy enamorada, enamorada en tiempos de coronavirus.

Hoy descubrí que mi hijo sabe los colores. Todos, sabe cuál es el rojo (su favorito) y el gris. Identifica perfectamente el amarillo y el marrón. Otro de los logros de la cuarentena. También empezó a bailar ciertas coreografías de videos que vemos en Youtube. Los hijos crecen y muchos ni siquiera se dan cuenta de lo que se pierden. Estos días estamos más aferrados que nunca a estos pequeños hitos y los recordaremos como aquello que nos hizo levantarnos con ganas cada día de esta cuarentena.

janann1

Netflix: Janann se enganchó con Lucifer

Leer más

Más arriba les conté que soy profesora porque eso es lo que más claro veo por estos días: mi deseo de volver a trabajar en un colegio, de estar con otros profes y con los niños. Me hacía demasiado feliz ese trabajo.

Un familiar muy cercano me decía que cuando esto acabe no sabe si va a continuar en su trabajo, porque implica pasar la semana lejos de su casa y la cuarentena le hizo ver que es ahí donde quiere estar. Se le ocurrieron un montón de cosas que puede hacer para ganar dinero en su ciudad, en su casa, con su familia. Así que cuando ponemos a la mente a trabajar en positivo, acabamos encontrando salida a todo.

Un aprendizaje que nos está dejando este momento histórico es que hay muchas veces en las que el dinero no es suficiente. Salud, dinero y amor, dice ese dicho popular muy utilizado a la hora de brindar. Hoy no puedo estar más de acuerdo con ese primer lugar. Salud, dinero y amor: