Cómo combatir la depresión navideña

  Buenavida

Cómo combatir la depresión navideña

Esta enfermedad se origina por la ausencia de un ser querido, soledad o por los preparativos de la época.

Imagen ds
Otros síntomas son: sentimiento de fracaso, tristeza, pensamientos autodestructivos o negativosInternet

La Navidad es sinónimo de alegría, compartir con los seres queridos, amigos, decorar la casa con adornos y luces multicolores, regalos, cenas... Sin embargo, esta época del año también trae sentimientos de nostalgia, tristeza y depresión.

Entre las situaciones que inciden para que las personas atraviesen por un proceso depresivo, está el recuerdo de un familiar o amigo fallecido, la soledad o incluso tener problemas económicos.

La psicóloga clínica Mónica Llanos considera que hay otros factores que originan la aparición de la también conocida como “depresión blanca” o “blues de Navidad” como son los preparativos navideños y las múltiples publicidades “en el cual la espiritualidad y valores solidarios son tomados como medio de manipulación para llevarnos a un sinfín de gastos, consumo y materialismo”.

Llanos añade que con el paso de los años, la idea original de la Navidad se ha desvirtuado con reuniones, bailes, comprar atuendos, entre otras, donde envuelven a las personas en un ambiente de ansiedad y presión donde se pueden sentir obligadas a “cumplir con todas las demandas”.

Además, este problema puede llevar a situaciones lamentables como los suicidios. No obstante, las cifras de las personas depresivas van en aumento.

Así lo confirmó la Organización Mundial de la Salud (OMS) en un informe en el cual determina que cerca de 50 millones de personas en América vivían con depresión en 2015, alrededor del 5 % de la población.

“La depresión nos afecta a todos. No discrimina por edad, raza o historia personal. Puede dañar las relaciones, interferir con la capacidad de las personas para ganarse la vida, y reducir su sentido de la autoestima”, manifestó la directora de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), Carissa F. Etienne.

Asimismo, remarcó que Ecuador es el undécimo país de Latinoamérica que registra más casos de depresión y el décimo por casos de desórdenes de ansiedad.

Ante ello, el psicólogo clínico y organizacional Samuel Merlano, explica que el afecto y la comprensión de los familiares juegan un papel clave cuando una persona atraviesa un cuadro depresivo.

Alejarse del mercantilismo, dar cabida a reflexiones espirituales y ayudar a personas que tienen necesidades son algunas de las recomendaciones que otorga Merlano.

“Primero hay que cambiar la percepción negativa y si es necesario tratamiento farmacológico por un psiquiatra”.

  • Mónica Llanos - Psicóloga

“Valemos lo que somos y no lo que tenemos”

- Hay un gran número de personas que sin ser depresivas o estar propensas a ella, también padecen estos sentimientos.

Esto se debe a la presión materialista y la visión idealista e irreal de la celebración de la Navidad que lleva a que se agudice en las personas sus carencias, sus limitaciones, los seres amados que se han perdido, se ahonda la soledad y las personas experimentan frustración, ansiedad y tristeza profunda.

La mejor manera de no ser afectados de la “depresión blanca”, es estar conscientes que cada uno de nosotros somos responsables de nuestras decisiones y acciones, valemos lo que somos y no lo que hacemos o tenemos, que nada debemos hacer por compromiso o por quedar bien.

Si somos creyentes, debemos tener claro que esta es la fiesta de las luces, porque la luz de Jesús vino a esta tierra, nuestro propósito es celebrar la vida de Jesús, no solo en Navidad sino todos los días del año.

  • Mónica Albán - terapeuta familiar

“Hay que establecer propósitos realistas”

La depresión navideña es un estado transitorio que generalmente se presenta y permanece durante la época de festejos navideños. El fin de año se asocia con el cierre de ciclos y el momento de hacer un balance de los objetivos cumplidos y los que no se han logrado.

Si el balance no es positivo, la persona se siente frustrada, desmotivada y ajena a ese ambiente de felicidad que los medios transmiten.

Otra causa de la depresión navideña puede ser la nostalgia por épocas pasadas en las que disfrutaban de la Navidad, ya sea porque sus hijos eran pequeños o porque vivían los abuelos u otros seres queridos que ya no están.

Ante ello, hay que identificar el motivo por el cual se siente mal en esta época del año, puede ayudar a encontrar soluciones o por lo menos tener más claro lo que le está pasando y establecer propósitos realistas para las diferentes áreas de nuestra vida.

  • 5 consejos

Firmeza

Sea usted quien decida si va a celebrar la Navidad, y cómo lo haría, no deje que nadie se lo imponga. Organice un tiempo en familia en el cual haya actividades cuya prioridad sea el compartir.

Sin presión

No se sienta obligado (a) a comprar ropa o adornos nuevos, eso obedece a una presión publicitaria. Use la ropa que a usted le guste y con la cual se sienta cómodo.

Imagen images
Otros síntomas son: sentimiento de fracaso, tristeza, pensamientos autodestructivos o negativosCortesía

Acuerdos

Que la comida, adornos y regalos no sean su mayor interés. Simplifique las cosas, póngase de acuerdo con sus familiares para que todos aporten con algo para la cena navideña.

Agradecer

Muestre gratitud con las personas o familiares que tiene a su lado como aquellas que ya no están, porque las disfrutó el tiempo que sí estuvieron.

Entrega

Si está en sus posibilidades opte por dar regalos sencillos y económicos o que sean elaborados por usted (una planta, una carta, un adorno, un dulce o una manualidad).