Al voluntariado le faltan jovenes y atraer recursos

  Actualidad

Al voluntariado le faltan jovenes y atraer recursos

La Madre Teresa de Calcuta dedicó su vida a llevar esperanza. Ayudó a los huérfanos y moribundos, a los más pobres entre los pobres. Su presencia fue ejemplo de sacrificio y amor.

Logro. El Cuerpo de Bomberos recibió un reconocimiento por su labor. Martín Cucalón, su líder, lo recibió.

La Madre Teresa de Calcuta dedicó su vida a llevar esperanza. Ayudó a los huérfanos y moribundos, a los más pobres entre los pobres. Su presencia fue ejemplo de sacrificio y amor.

En Guayaquil, un centenar de personas, por años, ha tratado de replicar su labor. Y lo ha hecho decenas de veces y bien. Lastimosamente el mundo ha avanzado, los años han pasado y, con ello, las necesidades han crecido también.

Actualmente 66 fundaciones, en su mayoría de la ciudad y todas afiliadas a la Asociación Coordinadora del Voluntariado (Acorvol), intentan superar dos grandes retos. Uno ligado al recurso humano. Otro, al factor económico.

Los organismos necesitan gente. Gente joven, con nuevas propuestas, que tome la posta de la misión que se hace.

Para Alba Viteri de Salame, presidenta de Acorvol, la situación económica por la que pasa el país -que obliga a los ciudadanos a laborar la mayor parte del día- y el hecho de que las mujeres, a diferencias de siglos pasados, sí o sí trabajen, ha reducido considerablemente las ganas de ayudar al prójimo con este tipo de acciones.

Faltan voluntarios porque dicen no tener tiempo, precisa. “Las personas, incluso los jóvenes o chicos universitarios, no se dan cuenta que con 10, 15, 30 minutos diarios o con apenas unas horas del fin de semana, se puede cambiar el mundo de muchos”.

Ayer en las instalaciones de EXPRESO, 120 representantes de los diversos grupos de apoyo del país (que se reunieron con el fin de encontrarle solución a estos desafíos) coincidieron con ella. A esto le sumaron otro problema. Les hace falta dinero para mejorar su infraestructura o expandir sus servicios y programas.

¿Cómo enfrentar la problemática? A criterio de Jenny Chica de Quirola, presidenta de la Federación Ecuatoriana de Trabajo Voluntario, a través de tres acciones. Mayor apoyo (económico) por parte de las autoridades y la empresa privada; sembrando el espíritu de la solidaridad desde las escuelas; y teniendo pequeños gestos -mínimos y cotidianos- hacia con los demás. “Reunir ropa en el lugar de trabajo para entregársela a quien más lo necesita, reunirse con personas mayores de vez en cuando para escuchar sus historias; donar sangre, hacer sonreír a alguien, dar comida a los sin techo..., son obras que generarán un impacto positivo en la sociedad”.

Cada 3 de abril, en algunos países del globo, como México, Costa Rica, Argentina, Panamá e Israel, se celebra el Día de las Buenas Acciones. Quirola pretende que esa medida sea adoptada también en Ecuador. “Si no podemos hacer voluntariado los 7 días de la semana, entonces valdría la pena hacerlo al menos un día”, señaló. Los enfermos de cáncer, los pacientes renales, los damnificados, niños de la calle, madres solteras, entre otros, “todos nos necesitan por igual”.

Al momento, la Fundación Renal del Ecuador Íñigo Álvarez de Toledo cuenta con 18 voluntarias. Su presidenta, Lucía Carcelén de Blum, espera que de aprobarse esta iniciativa, los voluntarios se unan a su gestión. Poco le importa si es por unos cuantos minutos. “Necesitamos manos, es lo único que por ahora importa”, comentó.

Representantes de entidades

Rina de Garcés

Vicepresidenta de Acorvol

“Otro de nuestros retos son las redes. Necesitamos, todos los voluntarios, aprender a manejarlas. Eso nos permitirá ejecutar acciones en línea, cruzar fronteras. Pedir apoyo fuera de la ciudad”.

Lucía Carcelén de Blum

Presidenta de la fundación Renal del Ecuador

“Quienes integramos estos entes somos, en su mayoría, adultos mayores. Buscamos jóvenes. Chicos que con su mente y agilidad cambien aún más el panorama de los afectados”.

Jenny Chica de Quirola

Pdta. de la Federación Ecuatoriana de Trabajo Voluntario

“Las buenas acciones no tienen forma, ni dimensión. Las podemos hacer a diario, en el lugar de trabajo o el vecindario. El futuro depende de lo que hagamos en el presente. Es tiempo de ayudar”.

Datos

- El Día de Buenas Acciones. Nunca se lo ha practicado en Ecuador. El próximo año sería su primera vez.

- Ejecución. Para ser partícipe del hecho el próximo 3 de abril, envíe un mail especificando qué tipo de acción quiere realizar a: diadebuenasaccionesecuador@gmail.com.