La venta de aditivo sube al cuidar el bolsillo del cliente

  Actualidad

La venta de aditivo sube al cuidar el bolsillo del cliente

$ 2,87 millones se importó de aditivos que suben el octanaje, de enero a agosto de este año, según la Cámara de Comercio de Quito.

Taller. Gabriela Palacios, mecánica automotriz, pone aditivo a un carro.

Tras el retiro del subsidio de la gasolina súper, el uso de la extra o la ecopaís han subido más o menos en un 8 %, al ser más barata. Los carros que por obligación deben usar un combustible con octanaje alto (90 o 92) están usando el carburante con menos octanos (85 a 87) y, para no dañar el motor, le ponen un aditivo.

Es así que la venta de este tipo de aditivo que sube el octanaje se ha incrementado entre un 25 % a un 30 %, según un sondeo realizado por Diario EXPRESO en estos negocios.

Con esta estrategia el ahorro por llenar el tanque de gasolina es de unos 20 dólares, dicen los mecánicos.

Explican que, por ejemplo, el tanque de Audi A3 o un Chevrolet Cruze que llenan con 15 galones antes de que se retire el subsidio de la gasolina súper costaba 34,95 dólares, en la actualidad unos $ 44,70. Al usar la gasolina extra o la ecopaís gastan 22,2 dólares. En ese momento compran el aditivo que sube el octanaje y que cuesta entre tres y cinco dólares, según la marca. El resultado es que el carro tiene un carburante que le da más fuerza al arrancar y se ahorran cerca de 20 dólares cada vez que llenan el tanque de gasolina.

Gabriela Palacios, mecánica automotriz graduada en el Instituto Superior Simón Bolívar, dijo a Diario EXPRESO que el aditivo que sube el octanaje se pone cada vez que se llena el tanque. “Es decir, si el tanque está a la mitad y por alguna razón se requiere llenarlo, en ese caso puntual, no es necesario volver a poner el aditivo. Se pone cuando se llena el tanque y quedaba muy poco”, agregó la especialista.

Ante la publicación que hizo EXPRESO ayer sobre que la ecopaís tiene menos biocombustible del anunciado, los conductores se preguntaron si ello afectaba la calidad. Palacios manifestó que no, porque lo que baja es el porcentaje de etanol. No le ponen 5 %, sino 3,2 % y ello incide en el impacto al medio ambiente, no en la calidad del combustible. Su octanaje es el mismo y al agregarle el aditivo queda como si fuera la súper.

Las poblaciones cercanas a la frontera con Perú son las que no pueden utilizar fácilmente la estrategia, porque en las gasolineras hay más súper y casi no se vende la ecopaís. Ello beneficia al país porque frena el contrabando, al estar la súper a 2,98 dólares ya no es negocio venderla en el territorio peruano. Pero, afecta al bolsillo del cliente final ecuatoriano que se ve obligado a usar la gasolina que ya no tiene subsidio.

En el reportaje de ayer, Alexis Ortiz, experto en mecánica automotriz, apunta a que la demanda de ecopaís ha crecido (se ha extendido de una ciudad a ocho provincias desde 2010) no la producción. Esto explicaría también por qué no en todo el país hay ecopaís. En ese caso la alternativa es usar la gasolina extra, si hubiera. Reemplazando la gasolina súper el ahorro es unos 539 dólares al año, en los carros que se puso de ejemplo, si se tanquea dos veces al mes.

Datos

1) La importancia del octanaje
El octanaje permite resistir la presión y las altas temperaturas que se generan dentro de la cámara de combustión del motor. El octanaje más alto da una mayor capacidad para evitar una explosión anticipada y no sincronizada.

2) El efecto del bajo octanaje
Si se da la explosión antes que el pistón esté listo para bajar nuevamente impulsado por la explosión generada por la mezcla de gasolina y aire, se conoce como cascabeleo por el sonido que provoca el pistón al golpear el cilindro, lo que puede perforar el motor. El cascabeleo también es por la pérdida de fuerza del vehículo. Para evitar esto es mejor usar el aditivo que sube el octanaje si usa la ecopaís o extra, si el carro es para súper.