Actualidad

Los tuneles de la droga: la nueva ruta a EE. UU.

Sandra vive a menos de diez metros de Arizona, pero no puede cruzar a territorio estadounidense porque no tiene visa.

Los túneles de la droga: la nueva ruta a EE. UU.

Sandra vive a menos de diez metros de Arizona, pero no puede cruzar a territorio estadounidense porque no tiene visa. Su casa, una construcción con un par de paredes sin pintar, está ubicada en lo alto de un cerro al que se llega tras subir un camino accidentado y sin pavimentar trazado en la localidad mexicana de Nogales (234.000 habitantes), en el Estado norteño de Sonora. A un costado de su vivienda está el muro fronterizo que la separa de la otra Nogales, una pequeña ciudad de Arizona con poca población (20.000 habitantes) y varias tiendas de ropa y comestibles a donde acuden los sonorenses a realizar sus compras. Desde la puerta de la casa de Sandra se observan los dos países separados por una inmensa valla que serpentea por los cerros.

—En la casa rosa de allá abajo encontraron un narcotúnel. Ese día llegaron los helicópteros y cerraron las calles —señala la mujer de 38 años desde lo alto del cerro.

Ella vive en la colonia Buenos Aires, una de las más conflictivas de Nogales. La estratégica ubicación del barrio –colinda con Arizona- ha propiciado que en algunas de las casas, como la que mencionó Sandra, se hayan descubierto túneles que desembocan en territorio estadounidense. Además es una zona vigilada por el crimen organizado. Cada una de las esquinas y callejones está plagado de punteros o halcones, hombres con binoculares y radios de comunicación que vigilan los movimientos de la patrulla fronteriza para informar el desplazamiento de los agentes estadounidenses alrededor del cerco para facilitar el cruce de droga o indocumentados.

Sandra vive en la colonia desde hace 15 años. Recuerda que antes de que hubiera el enorme muro de barrotes oxidados había un cerco que rompían con tenazas y por ahí se cruzaba la gente que iba de compras “al otro lado”, como le dice. Luego quitaron el cerco para colocar unas láminas lisas. En el 2007 comenzaron la construcción de la valla que está actualmente, relata.

La frontera entre Arizona y Sonora es una de las mayores puertas de entrada de droga a Estados Unidos. El sector Tucson de la patrulla fronteriza es uno de los que tienen más actividad policial, ya que cubre la mayor parte del Estado de Arizona a través de ocho estaciones que van desde Nuevo México hasta el condado de Yuma. Ahí, en esas 262 millas de frontera, los agentes han incautado históricamente el 50 % de la marihuana que entra a EE. UU., explica Vicente Paco, vocero de la patrulla fronteriza en ese sector.

Las bandas criminales hoy son organizaciones transnacionales, destaca, que no solo se encargan del contrabando de drogas, sino que también controlan las rutas de tráfico de personas y de armas.

Tan solo en Nogales se han descubierto 107 túneles transfronterizos. Uno de los puntos más conflictivos de la frontera entre Sonora y Arizona es el desierto de Altar, donde las temperaturas llegan a los 50 grados. Al ser una región inhóspita y desolada, por sus brechas se da una mayor actividad para el tráfico de narcóticos, dice el agente de la Patrulla Fronteriza. Una forma común es a través de burreros, grupos de 10 a 15 hombres que hacen travesías de hasta quince días en el desierto con cargamentos de marihuana en sus espaldas que pesan de 20 a 25 kilos.

Un informe oficial detalla que durante 2015, a lo largo de toda la frontera con México se incautaron 1,5 millones de libras de marihuana y 4.294 libras de cocaína. El sector de Tucson fue donde se dio la mayor incautación al aportar el 48,6 % del total decomisado.

El cártel de Sinaloa ha intensificado su presencia en Arizona para introducir una mayor cantidad de drogas como la marihuana y la heroína, advierte un informe de la DEA. La organización de Joaquín ‘el Chapo’ Guzmán representa la amenaza más grande en los condados de Arizona. Se estima que el cártel sinaloense y sus células controlan aproximadamente el 90 % de las drogas que cruzan la frontera a Arizona. También controlan el tráfico de armas y de dinero ilícito.