Trump mantendra a EE. UU. en el Tlcan

  Actualidad

Trump mantendra a EE. UU. en el Tlcan

Canadá y México lograron algo de alivio en su dura relación comercial con Estados Unidos, luego de que el presidente Donald Trump moderó su amenaza de romper el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Tlcan).

Visita. Trump asegura que el presidente argentino es “un gran líder”.

Canadá y México lograron algo de alivio en su dura relación comercial con Estados Unidos, luego de que el presidente Donald Trump moderó su amenaza de romper el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (Tlcan).

Conversaciones telefónicas entre los líderes de los tres países abrieron la noche del miércoles el camino hacia una renegociación del tratado, cuando horas antes se creía que Estados Unidos se desvincularía.

El canciller de México, Luis Videgaray, dijo ayer que la ruptura “fue una posibilidad real”.

“Tenemos confirmado que es algo que se estaba considerando”, pero la decisión no estaba tomada, afirmó a la mexicana Radio Fórmula.

Trump dijo que el presidente de México, Enrique Peña Nieto, y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, lo llamaron para renegociar y no derogar el Tlcan.

Recordó que en la campaña prometió renegociar o romper el tratado y añadió: “En vez de terminar con el Tlcan, que causaría un gran shock al sistema, lo renegociaremos”.

Dentro de su agenda diaria, Trump mantuvo ayer una reunión con su homólogo argentino, Mauricio Macri, en la que hablaron sobre inversiones, seguridad, combate al crimen organizado e intercambio comercial, especialmente limones, informó la Casa Blanca.

Paralelamente, el Pentágono dijo ayer que investiga a Michael Flynn, exasesor de seguridad nacional del presidente Trump sobre los pagos que recibió de firmas vinculadas con el Gobierno ruso.

El Departamento de Defensa indicó que analiza si el teniente general retirado incurrió en una falta al aceptar dinero de gobiernos extranjeros, sin obtener una autorización previa. Flynn, que fungió como jefe de Inteligencia de Defensa entre 2012 y 2014, dimitió de su cargo como asesor de seguridad nacional de Trump 24 días después de llegar a la Casa Blanca, debido a las comunicaciones que mantuvo con el embajador de Rusia en Estados Unidos.