La tecnologia quiere una barrera menos El idioma

  Actualidad

La tecnologia quiere una barrera menos El idioma

La tecnología quiere una barrera menos El idioma

Estudiar, enseñar, practicar y entender decenas de idiomas nunca fue más fácil. Aplicaciones móviles que utilizan gamificación para garantizar un aprendizaje rápido, cursos online gratuitos, tutoriales en YouTube y hasta gadgets que traducen casi un ciento de lenguas en tiempo real y sin conexión a Internet, están disponibles hoy en día.

Para Carla Vanegas, profesora de inglés que ha trabajado con niños desde los 3 hasta los 12 años, en el IPAC, las nuevas herramientas han logrado que el aprendizaje sea más vivencial y rápido. “Hay más recursos visuales, entre otros, que te permiten conectar el aprendizaje con el mundo exterior, con lo que no tenemos en un salón de clases tradicional”.

En Estados Unidos hay más personas estudiando idiomas a través de la aplicación: Duolingo, que en un salón de clases, incluso su fundador Luis Von Ahn asegura que 34 horas aprendiendo con esta aplicación sirven más que un semestre en la universidad.

Sin embargo, Marielena Certad, Marketing Lead de Buen Trip, y consultora de gamification, creatividad y estrategias en plataformas digitales, el aprendizaje con estas mecánicas lúdicas, construye un hábito que en algún punto puede ser negativo “memorizar y dar respuestas lógicas”. Esto, asegura, afecta la capacidad analítica y la manera de construir estructuras de comunicación más complejas. Por este motivo recomienda su uso a principiantes o a quienes deseen reforzar conocimientos, mas no como único método de estudio.

¿Qué más podemos esperar de la tecnología en esta área?

Si bien, Pilot, el audífono traductor que se empezará a vender en septiembre y ha encantado a todos en redes sociales, parece la herramienta perfecta para derrumbar la barrera del idioma... Enrique Peláez, PhD en Ingeniería en Computación de la Universidad de Carolina del Sur, profesor de la Espol y director del Centro de Investigación en Tecnologías, cree que falta mucho más.

“Hoy tenemos tecnologías que permiten el diálogo o interacción entre usuarios en dominios y contextos limitados. Aún hay mucho por hacer en la traducción de diálogos en espacios abiertos entre varias personas, la interpretación de la intención de los interlocutores...”, explica Peláez. “Los avances en la inteligencia artificial en el reconocimiento automático de voz y la traducción automática, son claves para vencer estos desafíos”.

Por ahora, aún con muy pocos conocimientos en una lengua, la app del traductor de Google, por ejemplo, puede ayudarnos a salir de apuros con mucha rapidez y sin conexión a Internet. Mientras que Duolingo lo ayudará a practicar. Le presentamos las herramientas.

Google y Skype, traductores de bolsillo

Gigantes tecnológicos como Microsoft y Google, han dado pasos gigantes en lo que respecta a la traducción de idiomas. Skype Translator, está disponible en siete idiomas. Mientras, el famoso Google Translate ofrece traducciones en 90 lenguas. Ambos funcionan vía web o aplicación móvil.

El primero cuenta con una novedosa herramienta para traducir conversaciones de voz al chino, inglés, francés, alemán, italiano, portugués y español. En realidad, el sistema no traduce automáticamente la charla. El ‘software’ combina el reconocimiento de voz con la traducción automática. Cada intervención se pasa a texto y el sistema la traduce después, muy rápido.

El segundo, es una estupenda herramienta para viajes alrededor del mundo. Este traductor puede usarse sin necesidad del wi-fi y sin tener que activar el paquete de datos. Funciona tipeando frases, por comando de voz o por imágenes. Es capaz de traducir desde un saludo hasta todo un menú de comida francesa.