Sesenta nuevos arboles crecen en las riberas del rio Daule

  Actualidad

Sesenta nuevos arboles crecen en las riberas del rio Daule

El proyecto fue organizado por la unidad educativo Lemas II y la Prefectura del Guayas.

Los alumnos de segundo y tercer año de bachillerato fueron los encargados de sembrar los árboles.

Fue una mañana distinta a cualquier otra y asimismo más verde. Los alumnos de la unidad educativa Lemas II y los miembros del Gobierno del Guayas se dedicaron esta mañana a sembrar. Fueron en total 60 ejemplares de samán y jaboncillo que se sembraron en el humedal de la ribera del río Daule, a la altura de la urbanización Mucho Lote II, en Guayaquil. Esto, como parte de un proyecto de resiembra de árboles nativos.

Andrés Hidalgo, subdirector de Gestión Ambiental de la Corporación Provincial, destacó la decisión del prefecto Carlos Luis Morales de apoyar a las instituciones educativas en acciones de reforestación y educación ambiental. “Queremos crear conciencia en el cuidado del medio ambiente”, dijo.

▷Lea también: “El Paraíso necesita potenciar su naturaleza para renacer”

Víctor Hugo Calderón, director corporativo de la unidad educativa Lemas, ubicada también en el sector de Mucho Lote II, destacó que la reforestación no solo beneficia a los 350 alumnos del plantel, sino también a la comunidad y a los estudiantes de otros establecimientos y comunidades, pues se instalará un parque educativo y ecológico.

Los chicos, según destacaron durante la jornada, se sintieron emocionados de participar. Entre ellos estuvieron Claudia Zambrano y Miguel Ortega, de 17 años y alumnos de segundo año de bachillerato que admitieron sentirse satisfechos de la acción lograda. “Estamos apoyando y contribuyendo a este ecosistema. Por más mínimo que sea el esfuerzo, se contribuye a lograr un gran impacto”, dijo Ortega.

▷Lea también: El Festival de las orquídeas se inauguró este miércoles

Para Juan Delgado, quien habita en el complejo habitacional Mucho Lote II, este tipo de acciones son positivas para la comunidad, puesto que le apuestan al cambio. “Nuestras riberas necesitan de la naturaleza. Me encantaría que nuestro malecón, por ejemplo, esté repleto de árboles. Muchos han desaparecido. La sombra se ha ido”, mencionó.