Actualidad

“Salud me engañó y no me quiere pagar por las obras”

El contratista del hospital de contingencia de Manta afirma que terminó a tiempo el trabajo, pero que le pidieron labores adicionales. Niega que haya sobreprecio

Imagen _K0A9880
Evidencias. Antonio Córdova Neumane muestra a EXPRESO una serie de documentos sellados por el hospital como prueba.JIMMY NEGRETE

Engañado. Así dice sentirse Antonio Córdova Neumane, contratista de la unidad de contingencia del hospital de Manta, después de un año de haber firmado el contrato con los directivos de la casa de salud para colocar los módulos donde ahora funcionan parte de los servicios médicos que se brindaban antes del inicio de la reconstrucción del edificio, que quedó visiblemente afectado tras el terremoto de 2016.

Como contó EXPRESO el pasado 7 de julio, el Servicio de Contratación Pública (Sercop) detectó una serie de irregularidades en ese proceso y pidió al hospital que lo declare desierto. Los directivos ignoraron esas recomendaciones y siguieron adelante con la adjudicación.

El Comité Cívico de Manta también denunció varias anomalías relacionadas a supuestos sobreprecios y el abandono de la obra. Sin embargo, Córdova Neumane asegura a este Diario que terminó su trabajo el pasado 24 de mayo y responde a las acusaciones y dudas que envuelven a este proceso de contratación.

IMG_20200706_151247

El hospital de Manta completa la triada de irregularidades

Leer más

1.- Proceso irregular

El 5 de julio, el Secob le dijo al entonces gerente del hospital Rodríguez Zambrano, Fernando Rivera, que declare desierto el proceso de contratación de la contingencia por, entre otras cosas, no contar con estudios previos. Córdova Neumane sostiene que nunca se le notificó de alguna irregularidad en el proceso de contratación. Respecto a los estudios, asegura que después de firmar el contrato, desde el hospital le dijeron que no tenían aún el terreno definido, por lo que tuvo que hacer los estudios de suelo, la topografía y el diseño de la demanda eléctrica de la obra para poder culminar su trabajo a tiempo.

“¿Por qué las hice? Porque si no, no podía cumplir con mi contrato. Pero todo eso es un contrato aparte que ahora me dicen que no me quieren pagar, cuando hice cosas que no me competía hacer”, señala.

2.- Contrato terminado

Desde la Comisión Anticorrupción Manabí y el Comité de Manta aseguran que la adecuación de la contingencia no ha sido terminada y han impulsado una terminación unilateral por incumplimiento. El hospital también ha querido hacer lo mismo. Sin embargo, Córdova Neumane afirma que él quiso entregar la obra terminada el 24 de enero, fecha mencionada en el contrato, pero desde el hospital se han negado, en determinadas ocasiones, a recibirla.

“Todo está desde el 24 de enero, no se ha puesto ni un metro cuadrado más. Pero ellos necesitan declararme a mí la terminación unilateral. ¿Por qué? Calculo que hay algún problema ahí arriba entre sus legisladores y sus poderes políticos y pretenden perjudicarme”, menciona.

3.- Obras adicionales

Una de las razones por las que, según el contratista, los directivos del hospital de Manta no quisieron recibirle los módulos fue que las camineras interiores del complejo aún era de tierra. “Uno de los gerentes me dice que el Ministerio de Salud le iba a cortar la cabeza si no habilito la parte interna para que la gente se traslade de un lado para el otro. Le dije que eso no era mi contrato y me dijo: ‘ayúdeme, yo tengo la partida presupuestaria’. En abril, cuando termino ese trabajo, voy donde el gerente Jaime Lazo y me dice que es ilegal el pago, que no me lo iba a pagar. Yo puedo decir que el señor Lazo me engañó, pero no es él, es el Ministerio de Salud, porque él lo representa. Yo no he hecho negocio con los gerentes de turno, yo hice negocio con el ministerio”.

Agustin-intriago-manta

Agustín Intriago: “En Manta se levantó la gente, no las obras pendientes”

Leer más

4.- Módulos con problemas

En un informe interno del Ministerio de Salud, se detalla que los módulos donde están ubicadas las áreas de pediatría, medicina interna, farmacia y emergencia presentan inconvenientes técnicos, como daños en las puertas, filtración de agua, falta de rampas y de puntos eléctricos, entre otros problemas. Córdova Neumane señala que todo quedó en perfecto estado, pero que tiene a sus técnicos en el lugar para reparar algún inconveniente causado por los mismos ocupantes.

“Ellos se están cambiando y hacen lo que les da la gana. Si ese ‘plug’ es para 110, ellos van y conectan algo de 220, o al revés. Se llega a quemar algún equipo y lo que van a decir es que la conexión eléctrica que hizo el contratista no funciona”.

5.- Sobreprecios

Por medio de un informe, el Comité de Manta también señala que esos módulos son los mismos que los de unas escuelas en Zamora. La única diferencia, denuncia, es el precio por el que fueron comercializados al hospital. El Comité determinó un sobreprecio de dos millones. “¿Por qué cuesta más el modulo hospitalario que la escuela? Porque la escuela no tiene voz y datos ni climatización”, justifica el contratista