La reina que ama

  Actualidad

La reina que ama

A la reina de Guayaquil, Geraldine Meitzner, le gustaría tener el poder de volar, le cuesta dejar el café, no espera nada de los demás y quisiera ser menos impaciente.

Geraldine posando para el lente de EXPRESIONES

¿Qué poder le gustaría tener?

Volar.

¿Un personaje para la historia?

Margaret Thatcher.

¿Qué hábito no soporta en otros?

Yo soy tolerante.

¿Una heroína de ficción?

Moana.

¿Una real?

Mi madre.

¿Una flor que le encante?

El girasol.

¿Qué espera de los demás?

Nada.

¿Y de usted?

Amar siempre.

¿Su ideal de felicidad?

La felicidad es un estado, por eso soy feliz conmigo misma.

¿Qué la define?

El dar.

¿El hombre ideal para ser el padre de sus hijos?

No lo tengo.

¿Una playa naturista?

Cualquiera, pero a una hora que nadie te vea.

¿Su mayor logro?

Graduarme becada en RR. PP. y Economía en una universidad de Nueva York y ser reina de Guayaquil.

¿Qué persona viva es la que más admira?

Isabel Noboa, por su visión empresarial y responsabilidad social.

¿Su mayor miedo?

Tenerlo.

¿Lo que menos le gusta de usted?

La impaciencia.

¿La palabra que más utiliza? Amor.

¿Qué le cuesta dejar?

El café.

¿El bien material que más cuida?

No tengo.

¿El mejor lugar para vivir?

En medio de la naturaleza.

¿La cualidad que más admira en otros?

La capacidad de amar.

¿Una corona que no sea la de reina de Guayaquil?

La que tengo en casa.

¿Su lema?

Ama sobre todas las cosas.

¿Superioridad femenina?

Igualdad de género.

¿Un título para su biografía?

Geraldine.

¿De quién haría un retrato?

De las personas que más quiero.

Si el mar hablara, ¿qué le diría?

Ven a mí.

Para desconectarse del mundo, usted necesita...

Pintar, escribir y bucear.