Actualidad

Reducir mas rapido la pobreza

Reducir más rápido la pobreza

¿Puede el mundo terminar con la pobreza en 2030, el objetivo fijado por la Agenda para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas? La Asamblea General de las NN. UU. recientemente ratificó el plazo, pero admitió que para cumplirlo será necesario “acelerar las acciones globales” para enfrentar las causas de la pobreza. En tanto la comunidad internacional explora nuevas soluciones, las lecciones del pasado pueden ser instructivas. La reducción de la pobreza ha sido central para la política de desarrollo durante décadas. En los 15 años de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), antecesores de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), el porcentaje de gente que vive en la pobreza -menos de 1,90 dólar por día- cayó significativamente, de casi 27 % en 2000, cuando comenzaron los ODM, a alrededor del 9 % en 2017. A primera vista, la tasa de reducción en los primeros años de los ODS también ha sido impresionante. Entre enero de 2016 y junio de 2018, se calcula que 83 millones de personas fueron sacadas de la extrema pobreza. Sin embargo, para permanecer en buen camino para cumplir con la fecha límite de 2030, aproximadamente 120 millones de personas tendrían que haber salido de la pobreza durante ese período. A pesar de los logros reconocidos, el ritmo del progreso no ha sido tan satisfactorio. En un texto que escribimos para el periódico World Development, examinamos qué factores impulsan la reducción exitosa de la pobreza. En muchos países el fin de la pobreza sigue siendo un objetivo distante. Por ejemplo, al ritmo actual de reducción de la pobreza, Mali, donde el 86 % de la población vivía con menos de 1,25 dólar por día en 1990, necesitará otros 31 años para erradicar la extrema pobreza por completo. Pero incluso en Ecuador, donde solo 7 % de la población vivía con menos de 1,25 dólar por día en 1990, eliminar la pobreza llevará por lo menos otros diez años. Para cuando los ODM terminaron en 2015, los países asiáticos habían reducido drásticamente los niveles de pobreza; pero los países africanos, no. Esta divergencia continúa. Muchos factores han contribuido a la geografía cambiante de la pobreza, mas el factor más importante puede ser la capacidad del Estado. Después de todo, las instituciones estatales débiles no pueden ofrecer bienes y servicios públicos de manera eficiente. ¿Qué factores determinan la capacidad de un Estado? En general, los Estados funcionan mejor cuando las élites gobernantes están acotadas por límites a su poder. Pero la experiencia administrativa también incide. China, con un período ligeramente más prolongado de Estado moderno que la mayoría de sus contrapartes africanos más jóvenes, simplemente puede haber desarrollado una mayor capacidad para administrar su territorio. Durante los ODM, los países con altos niveles de pobreza e instituciones estatales fuertes pudieron reducir la pobreza dos veces más rápido que los países con una capacidad endeble, y tenían más probabilidades de alcanzar el objetivo de los ODM de reducir la pobreza a la mitad en 2015. Los objetivos no garantizan el progreso. Para asegurar que los 725 millones de personas en pobreza al final del período de los ODM puedan dejar de ser pobres, hace falta invertir en programas que apunten a construir Estados efectivos, o una fecha final para la pobreza seguirá siendo elusiva.