Actualidad

Reducir la cuota de petroleo implica un riesgo para el pais

El apoyo oficial de Rusia de restringir la producción de petróleo como estrategia para reanimar los precios genera expectativa en Ecuador que viene impulsando esa moción

Reducir la cuota de petróleo implica un riesgo para el país

El apoyo oficial de Rusia de restringir la producción de petróleo como estrategia para reanimar los precios genera expectativa en Ecuador que viene impulsando esa moción, aunque se trate de una política que, a criterio de expertos, podría llegar a afectar sus proyectos de explotación y por ende su cumplimiento de entrega de crudo que le exigen los contratos anticipados firmados con China y Tailandia.

En noviembre próximo, la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) deberá refrendar en Viena la decisión de restringir la producción, para ello deberá elegir si el camino será congelar o reducir la oferta. De darse esta última opción, la estrategia implica que cada país deba acogerse a una cuota máxima, para así disminuir el sobreabastecimiento que lleva dos años empujando el precio del barril por debajo de los $ 45.

Un país como Ecuador, que ha comprometido una producción de aproximadamente 181 millones de barriles por 8 años a Petrochina, podría tener dificultad si el recorte mundial llega a afectar sus planes de explotación. Así lo dijo a EXPRESO, René Ortiz, ex secretario general de la OPEP. “Hay un volumen que se determinó en función de la preventa...pero con una cuota (baja) no podríamos cumplir si es que no hay el crudo disponible”, explica Ortiz quien afirma que uno de los retos que tendrá el país es asegurarse un cupo que no esté por debajo de los 590.000 barriles por día, monto que le permitiría al Gobierno continuar con sus planes de seguir explotando el campo ITT (Ishpingo, Tambococha y Tiputini).

En enero de este año, el presidente de la República, Rafael Correa, abogó por una “pequeña reducción”, pues eso sería suficiente para “subir mucho el precio”.

Los costos del barril de crudo han caído tanto que han impactado la inversión mundial en el sector energético, por lo que, a criterio del presidente de Rusia, Vladimir Putin, un ajuste en la oferta podría ayudar a tomar las riendas del mercado.

El jefe del Estado ruso se refirió ayer al preacuerdo cerrado hace dos semanas por los 14 socios de la OPEP para limitar su producción entre 32,5 y 33 millones de barriles diarios (mbd) en 2017, y afirmó que apoya esa iniciativa.

Para el analista petrolero, Luis Calero, cada dólar que se incremente al precio internacional de crudo beneficiará al país, aunque muchos de esos ingresos deberán cubrir deudas pendientes del país.

No obstante, nada está dicho. Los expertos advierten que un mercado con mejores precios podría también incentivar a Estados Unidos a sacar al mercado sus volúmenes de reservas y con ello truncar el objetivo principal de disminuir la oferta y subir los precios. Un valor que esté por encima de los $ 50, dice Ortiz, ya sería atractivo para que el país americano, uno de los principales productores de crudo (fuera de la OPEP), invada el mercado con su petróleo de esquisto, un nuevo proceso de explotación que permite obtener mejores niveles de productividad.