Perdio el ala y unos segundos despues estaba en tierra

  Actualidad

Perdio el ala y unos segundos despues estaba en tierra

Ese es, en síntesis, el resultado de la investigación del accidente del avión del Ejército en el que perdieron la vida diecinueve paracaidistas y tres miembros de la tripulación, el 15 de marzo del 2016, cuando participaban en un curso de maestro de sa

Pastaza. El piloto del Arava erró al acercarse demasiado a la montaña.

Entre tres y cinco segundos tardó el avión Arava en tocar tierra en la montaña, tras perder el ala que se enganchó entre los árboles. La causa de su accidente: un error humano en el que contribuyó el factor climático.

Ese es, en síntesis, el resultado de la investigación del accidente del avión del Ejército en el que perdieron la vida diecinueve paracaidistas y tres miembros de la tripulación, el 15 de marzo del 2016, cuando participaban en un curso de maestro de salto en el sector Fátima, en Pastaza.

Seis meses tardó la Junta de Investigación de Accidentes Militares (JIAM), integrada por miembros del Ejército y de la Marina, en entregar su informe al Ministerio de Defensa a mediados de septiembre.

El documento, firmado por los cinco miembros de la comisión, hace recomendaciones para evitar accidentes; pero la causa expuesta no sorprende a quienes saltaron ese mismo día del avión y lo vieron acercarse a la montaña cuando el piloto intentaba retornar al aeropuerto porque la orden fue no hacer ni un salto más durante ese día porque el cielo estaba nublándose.

Dos miembros del grupo de paracaidistas que el mes pasado se graduaron de maestros de salto, contaron a este Diario que todos vieron desaparecer al avión entre la creciente y densa bruma de la montaña, lo que les hizo pensar lo peor cuando les dijeron que se había perdido el contacto con el radar.

El jueves 22 de septiembre el resultado de la investigación del accidente fue comunicado a los familiares de los 22 fallecidos, quienes fueron reunidos en el Ministerio de Defensa. La lectura del documento fue a puerta cerrada.

Días después, los deudos fueron llevados hasta Pastaza, a la montaña donde cayó el avión a las 14:30 del 15 de marzo. La aeronave no tenía caja negra y, por tanto, nunca se sabrá qué pasó durante los últimos minutos en el Arava siniestrado.