La partida del expresidente

  Actualidad

La partida del expresidente

En pocos días el Ecuador se privará de la presencia de un personaje que se considera omnisciente, Rafael Correa. Sus correligionarios lloran la partida de quien utilizó el poder como instrumento de venganza y persecución a lo largo de estos años. Nos deja la metáfora de “la década ganada” fraguada, claro está, antes de que se destape la olla de la corrupción.

Se vanagloria de haber cambiado la Justicia. Serán los edificios porque lo que prevaleció fue la obediencia ciega de los jueces a los dictados sabatinos. El responsable político de todo lo ocurrido en el país en esta década merece que lo despidamos con su frase cliché: “Que le vaya bonito”.

Hugo Romo Castillo