Pablo Jara: “Tenemos que volver a las poesias hechas canciones”

  Actualidad

Pablo Jara: “Tenemos que volver a las poesias hechas canciones”

El artista y chef apuesta por el romanticismo y evita el género urbano porque no está en su esencia.

Pablo combina la música con la gastronomía, ofrece servicio de catering.

Hace cuatro años decidió combinar su profesión de chef y se embarcó en su verdadero amor y prioridad, la música. Tras situar este 2018 el tema Cazadora en los primeros lugares de las radios románticas del país, el quiteño Pablo Jara presenta ahora la balada Dos mentirosos. Para promocionarla conversó con EXPRESIONES y admitió que no estaba para ser presentada este año.

“Es una experiencia personal que quise compartir y me reuní con mi productor Pablo Aguinaga para consolidarla en los medios y la respuesta ha sido positiva, mi vida de lo que un día quise que fuese está plasmada aquí”, afirma Pablo.

Gracias a esta composición de la que existe un vídeo colgado en YouTube con el sello de Vevo España, el solista ha penetrado en otras plazas como México y Colombia.

“Estoy sorprendido con todo lo que me ha pasado, porque no vengo de una familia de músicos, simplemente cumplo con un sueño y ahora estoy encaminado a recobrar el valor de la poesía que es mi manera de expresarme. A mí siempre me costó pero este fue el canal que hallé para hacerlo”.

Cuestiona que la tecnología haya restado el valor de los sentimientos. En el caso de Pablo ha podido satisfacer esa necesidad, al publicar su primer poemario titulado Magia y verso, un álbum que consiste en cinco poesías escritas y leídas por él.

“Desde chiquito escribo porque era mi forma de desahogarme, pero fue recién hace un año y medio cuando decidí hacerlo públicamente”.

Su interés por la lectura derivó en una amistad muy estrecha con el español Miguel Gane, quien estuvo invitado en la Feria del Libro 2018 que se efectuó este año en Guayaquil y con el que vive en permanente contacto.

Su propósito como cantante es incentivar a que la gente exponga abiertamente sus sentimientos y con total honestidad.

“Quiero dejar ese mensaje, por eso se sorprenden cuando voy a una emisora que yo esté en algo totalmente distinto a lo que hace la mayoría de artistas que se inclinan a lo urbano. Lo mío es otra cosa, tienes que dejar algo a los demás, no solo es la música sino su contenido”, sostiene este baladista que está en contra de venderse por lo comercial, pero como sabe que aún no puede vivir ciento por ciento del arte, continúa con su faceta de chef que proporciona servicios de catering porque es lo que alimenta y solventa su trabajo de cantante y compositor.