Nueva “teoria” del ahorro

  Actualidad

Nueva “teoria” del ahorro

Elecciones. Alejandro Domínguez ocupaba el cargo interino en el organismo por Napout. Ayer en los sufragios fue respaldado.

¡Basta! Tu versatilidad en materia económica es realmente asombrosa. Seguro que en el futuro los textos de economía incorporarán tu novedosa “teoría del ahorro”. Ahora resulta que la inversión es ahorro. Interesante. Pero depende de la inversión. Una hidroeléctrica funcionando (lo cual está por verse) genera ingresos y reduce la importación de combustibles. Podría ser. Salvo un pequeño detalle: que la hagas con recursos propios y no tengas que pagar el costo de una altísima tasa de interés. En ese caso, ahorraste cuando el bien ya es tuyo. Es decir, después de cancelar la deuda. Porque... las deudas se pagan. ¿Sabías?

Encima, si es cierto que tan solo el 19 % de los ingresos ha sido inversión, lo que en realidad se habría “ahorrado” de los 231 mil millones de dólares de ingresos, serían tan solo 43.890 millones. Como la deuda anda por los 34.000 millones, al paso que vas (a un promedio de 1.000 millones mensuales) en un año tendremos 12.000 millones adicionales. Sumados a los 34.000 actuales, da 46.000 millones. Total “ahorro”: menos 2.110 millones. No ahorraste nada. No se trata entonces de “falta de liquidez”. Se trata de que -según tu misma teoría del ahorro- no has ahorrado un pu...ro centavo. ¿O los 45 millones “invertidos” en un aeropuerto para 5 pasajeros en Jumandy es ahorro? ¿Los 326 millones para aeropuertos que nadie usa en el oriente? ¿Los 1.200 millones de dólares “invertidos” en una refinería que nunca se hará? ¿Los 60 millones en el puente para 4 bicicletas en la isla Santay? ¿La universidad de 1.700 millones para 326 estudiantes, Achachay la carísima? No señor. Eso tiene otro nombre: despilfarro. Tú nos quebraste. Solo tú. Y no hay milagro ecuatoriano. El único es que el pueblo sobreviva cuando la seguridad social lo atiende después de 6 meses, aun en casos como el de los pacientes de cáncer.

El otro milagro del que se tiene reciente noticia, es el de una señora que estando en coma se levantó a apagar la radio porque estaban transmitiendo tu novedosa “teoría del ahorro” en la sabatina.

Yo me postularía al Nobel. Pero no de Economía, sino de Medicina.

colaboradores@granasa.com.ec