Hay más mundo acuáticos

  Mundo

Hay más mundo acuáticos

Tras analizar más de 40 planetas extrasolares, dos astrofísicos españoles han comprobado que existe una abundante  exoplanetas constituidos por agua

SINC. UNIVERSO
Investigación. El siguiente paso es obtener una prueba irrefutable de que estos planetas son sin duda mundos acuáticos. AgenciaSINC

En la búsqueda de vida en nuestra galaxia los planetas con agua líquida figuran entre los candidatos idóneos. Ahora, un pormenorizado análisis del radio y la masa de los 43 exoplanetas pequeños conocidos alrededor de las estrellas enanas tipo M, que representan el 80 % de las de la Vía Láctea y son relativamente más pequeñas que el Sol, revela un sorprendente hallazgo: hay más mundos acuáticos de lo que se pensaba, con aproximadamente la mitad de su masa constituida por agua, aunque no en la superficie.

El estudio lo han liderado íntegramente los investigadores Rafael Luque, de la Universidad de Chicago y el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC), y Enric Pallé, del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) y la Universidad de La Laguna (ULL).

alunizaje

La NASA identifica 13 posibles regiones para un futuro alunizaje humano

Leer más

“El resultado más importante es que se prueba por primera vez la existencia de estos mundos acuáticos, y ver que son casi tan abundantes como los planetas terrestres”, explica Luque a SINC.

Los hallazgos de planetas en torno a enanas M son numerosos, pero se trata de hallazgos indirectos, realizados gracias al estudio de sus efectos sobre sus estrellas: analizando la disminución de brillo que se produce cuando el planeta pasa por delante de su estrella, o bien estudiando el pequeño tirón gravitatorio que el planeta ejerce sobre ella al girar a su alrededor.

“Cada una de las dos formas diferentes de descubrir planetas te aporta una información complementaria. Al captar la disminución de brillo producida cuando un planeta cruza frente a su estrella podemos determinar el diámetro del planeta, y al medir la diminuta atracción gravitacional que un planeta ejerce sobre una estrella podemos calcular su masa”, explica Pallé.

Combinando el diámetro y la masa puede medirse la composición del planeta, y determinar si se trata, por ejemplo, de un gigante gaseoso como Júpiter o de uno pequeño, denso y rocoso como la Tierra. Al estudiar los 43 planetas en conjunto es cuando emergió una imagen sorprendente: la baja densidad de un gran porcentaje de estos planetas, lo que sugería que son probablemente mitad roca y mitad agua. Eran demasiado ligeros en relación con su tamaño como para estar formados solo por roca.

Sin embargo, estos exoplanetas están tan cerca de sus soles que cualquier agua en la superficie existiría en una fase gaseosa supercrítica, lo que ampliaría su tamaño, su radio. Pero eso no es lo que se ve en las muestras, lo que sugiere que el agua no está expuesta.

El agua estaría probablemente incrustada en la roca o en esas bolsas bajo la superficie, condiciones similares a las de la luna Europa de Júpiter, pero muy diferentes a lo que ocurre en nuestro planeta.

Con este hallazgo, se confirma por primera vez la existencia de esta nueva tipología de exoplanetas