El director general de la OMS alertó sobre futuras pandemias

  Mundo

El director general de la OMS alertó sobre futuras pandemias

El dirigente ha afirmado que una mejor inversión en salud pública podría asegurar que las generaciones futuras hereden un mundo más seguro

thedros
El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, subrayóque la politización de la pandemia.EFE

El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha dejado claro que la pandemia del coronavirus no será la última de este tipo de crisis en nuestra historia.

Hace poco más de un año inició la pandemia en Asia.

La madre de la vacuna contra la covid: “En verano podremos, probablemente, volver a la vida normal”

Leer más

“La historia nos dice que esta no será la última pandemia. Las epidemias son un hecho en la vida”, ha dicho en este mensaje publicado por el primer Día Internacional de la Preparación ante Epidemias.

La cabeza de la OMS ha afirmado que una mejor inversión en salud pública por parte de los gobiernos y la sociedad podría asegurar que las generaciones futuras hereden un mundo más seguro, resiliente y sostenible.

En esta línea se ha manifestado también en Twitter el secretario general de la ONU, António Guterres, que ha llamado a “aprender” de la experiencia del coronavirus e invertir en los sistemas de salud para “mejorar” la respuesta a “futuras emergencias”.

Por su parte, Tedros ha señalado que el coronavirus “ha puesto el mundo del revés” los últimos doce meses y que tendrá consecuencias de largo alcance en las sociedades y economías.

Pero la pandemia en sí misma no es una sorpresa, ya que se había advertido como una posibilidad, pero el mundo no se preparó para ello.

“Debemos aprender todos las lecciones que la pandemia nos está enseñando”, ha subrayado y ha pedido no solo invertir en sanidad sino más bien “con un enfoque que englobe todo el Gobierno y la sociedad”.

Para Tedros, la pandemia ha resaltado la “unión íntima entre la salud de los humanos, los animales y el planeta”.

La aparición de la nueva mutación del virus SARS-CoV-2, llamada N501Y, en el Reino Unido, vuelve a poner en vilo a todo el mundo, debido a que esta nueva versión del virus “más potente” supone un nuevo desafío para el mundo de la ciencia: investigar a fondo qué significa esta nueva mutación y cómo combatirla.

Tras notar un aumento de casos tanto de contagios como de fallecidos en el país europeo, de acuerdo a la revista Science, el 8 de diciembre, científicos y expertos en salud pública llegaron a la conclusión de que la causal era por una variante del COVID-19. Dos semanas después, el ministro de Sanidad británico, Matt Hancock, afirmó que la nueva cepa de coronavirus detectada en Inglaterra estaba “fuera de control” y por eso el Gobierno había tenido que actuar “rápidamente y con decisión”, en referencia al confinamiento impuesto en Londres y el sureste del país.

37104110750_7f2de3e327_k_Microbiología_USFQ

2020, el año en que el país buscó a sus científicos

Leer más

En Sudáfrica, surgió una versión similar del virus que, según los científicos que la detectaron, comparte una de las mutaciones observadas en la variante británica. Ese virus se ha encontrado en hasta el 90 por ciento de las muestras cuyas secuencias genéticas se analizaron en Sudáfrica desde mediados de noviembre.

“Es una verdadera advertencia de que debemos prestar más atención”, señaló en diálogo con The New York Times Jesse Bloom, biólogo evolutivo del Centro de Investigación del Cáncer Fred Hutchinson en Seattle. “Sin duda, estas mutaciones se van a propagar y, en definitiva, la comunidad científica necesita monitorear estas mutaciones y describir cuáles tienen efectos”.