Mundo

Estado brasileño de Amazonas pide refuerzos policiales tras ola de ataques

El gobernador de Amazonas, Wilson Lima, informó este lunes que solicitó al Gobierno un refuerzo policial para "combatir los actos de vandalismo registrados en las últimas horas"

Fotografía de los ataques por parte de grupos delincuenciales, hoy en la ciudad de Manaos (Brasil).
Fotografía de los ataques por parte de grupos delincuenciales, hoy en la ciudad de Manaos (Brasil).EFE

El Gobierno del estado brasileño de Amazonas (norte) pidió el envío de agentes de la Fuerza Nacional, un cuerpo de elite de la Policía, para reforzar la seguridad en la región en medio de un ola de ataques por parte de grupos de delincuentes.

Edificio desplomado en Río de Janeiro

El desplome de un edificio de Río de Janeiro causa un muerto y tres heridos

Leer más

El gobernador de Amazonas, Wilson Lima, informó este lunes que solicitó al Gobierno un refuerzo policial para "combatir los actos de vandalismo registrados en las últimas horas" en la capital del estado, Manaos.

Los delincuentes incendiaron esta madrugada un ambulatorio, el edificio de un sindicato y un cajero electrónico, y dispararon contra una comisaría de policía en el centro de la ciudad, donde hubo un intercambio de tiros con los agentes.

Según informó el comisario Marcelo Martins al portal G1, los bandidos llegaron hasta la comisaría en barca, debido a la histórica subida del río Negro, y lanzaron una granada contra el edificio, pero el artefacto no explotó.

En medio de la ola de violencia, los autobuses no circularon este lunes por segundo día consecutivo, después de que al menos 16 vehículos fueron incendiados la madrugada del domingo.

"Todo el efectivo de nuestras fuerzas de seguridad está en las calles. La orden es actuar con rigor", señaló Lima.

Las autoridades sospechan que los actos vandálicos son una respuesta a la muerte de un narcotraficante, integrante de un grupo criminal, durante una operación policial realizada el sábado en Manaos.

La orden para la ola de ataques habría partido desde el interior de una prisión en la que se encuentran varios líderes de la facción criminal a la que pertenecía el narcotraficante muerto, identificado como Erick Batista Costa, conocido como Dadinho y de 30 años.