Biden y Macron sellan su reconciliación en Roma

  Mundo

Biden y Macron sellan su reconciliación en Roma

Biden y Macron comparecieron sonrientes y cordiales ante los medios de comunicación antes del comienzo de la reunión en la Embajada de Francia

Cumbre del G7 en Cornw (6755212)
El presidente de Estados Unidos, Joe Biden (3-R) y el presidente de Francia, Emmanuel Macron.PHIL NOBLE / POOL

Los presidentes de EEUU, Joe Biden, y Francia, Emmanuel Macron, sellaron hoy su reconciliación en Roma, donde se reunieron por primera vez tras "la crisis de los submarinos", que deterioró seriamente las relaciones bilaterales y trasatlánticas en septiembre pasado, y donde el mandatario norteamericano reconoció la "torpeza" de Washington en el desencuentro.

hemofilicos

Ecuador: Distribuyen 17.864 kits de fármacos para pacientes hemofílicos

Leer más

Biden y Macron comparecieron sonrientes y cordiales ante los medios de comunicación antes del comienzo de la reunión en la Embajada de Francia ante la Santa Sede y quisieron dejar claro que la crisis surgida por la venta de submarinos nucleares a Australia -que provocó la pérdida de un contrato multimillonario para Francia- había quedado superada.

"Queremos reforzar la asociación estratégica entre la UE y la OTAN", dijo el mandatario francés, que también mostró su deseo de cooperar en la seguridad indopacífica, de la que París se sintió desplazado tras el conflicto por los submarinos, al tiempo que destacó que París y Washington están "en un proceso de recuperación de la confianza, que se traduce en una cooperación reforzada".

Biden, por su parte, alabó a Francia como su "más antiguo y leal" aliado, del que dijo que es "extremadamente valioso", antes de reconocer la "torpeza" de EEUU en relación a la forma en que se llevó a cabo la compra de los submarinos nucleares: "Tenía la impresión de que Francia había sido informada mucho antes de que el trato no se estaba concretando", añadió.

"Aclaramos juntos lo que teníamos que aclarar", respondió por su parte Macron al ser preguntado sobre si las relaciones se habían reparado, antes de añadir: "Lo que realmente importa ahora es lo que haremos juntos en las próximas semanas, los próximos meses, los próximos años".

La esperada reunión en la víspera de la cumbre de líderes del G20, que se celebrará mañana y el domingo en la capital italiana, comenzó con más de una hora de retraso debido al cordial encuentro de Biden con el papa Francisco celebrado al mediodía y que se extendió mucho más de lo previsto.

Horas antes del encuentro, que venía precedido por dos llamadas telefónicas entre los dos presidentes desde que comenzó el contencioso, el asesor de seguridad nacional de Biden, Jake Sullivan, confió en que iba a ser un encuentro "constructivo" y que iban a hablar de su cooperación en temas como energía, tecnología, el Indopacífico y la lucha contra el terrorismo.

Pero no sólo se trataba de recuperar la confianza bilateral, sino también la trasatlántica, pues esta crisis, como sucedió también con la caótica ejecución de la retirada de Afganistán en agosto, ha cambiado el estado de ánimo entre los socios de EE.UU. en la Unión Europea (UE), que ahora están más "decepcionados", según Heather Conley, experta en Europa en el Centro de Estudios Internacionales y Estratégicos (CSIS).

Biden y Macron volverán a encontrarse mañana en una reunión en la que también participarán la canciller alemana, Angela Merkel, y el primer ministro británico, Boris Johnson, sobre el futuro del acuerdo nuclear con Irán, en un momento en el que está por concretarse una séptima ronda de negociación en Viena.

toledo

Un juez de EEUU ordena que Alejandro Toledo siga bajo arresto domiciliario

Leer más

EEUU y sus aliados europeos analizarán "el camino hacia la reanudación de las negociaciones para el retorno al JCPOA y nuestras preocupaciones compartidas sobre el estado del programa nuclear del Irán", según la Casa Blanca, en referencia al acuerdo nuclear.

Mientras Biden y Macron se reunían en Villa Bonaparte, la sede de la Embajada francesa ante la Santa Sede, sus esposas, Jill y Brigitte, se encontraron en un restaurante del centro de la capital, junto al Tíber.