Actualidad

Morat no se cansa de los ‘soldouts’

La banda colombiana ofreció su último show del 2018 en Guayaquil. Se preparan para el próximo año hacer su primera gira por Estados Unidos.

La banda de pop latino y folk pop formada en el 2015, fue nominada en el 2016 a los Grammy Latino como mejor artista nuevo. También han grabado junto a Juanes y Alejandro Fernández.

En diciembre del año pasado, Juan Pablo Isaza, Juan Pablo Villamil y Martín y Simón Vargas, integrantes de la agrupación colombiana Morat, se presentaron en Guayaquil por primera vez con su tour DesConcierto.

Este 2018, llegaron al Puerto Principal nuevamente con un show totalmente renovado, pero con un patrón en común: lograron un lleno total. Fue un espectáculo especial tanto para ellos como para su equipo de trabajo, pues marcó el fin de su gira Balas Perdidas (nombre también de su último disco) con la que recorrieron Latinoamérica y Europa.

La demora de la gente en llegar al Centro de Convenciones el jueves 13 por la noche, influyó en el retraso del concierto que estaba previsto para que inicie a las 20:00 con la apertura del músico Nabález. A las 20:20, el joven también nacido en el país vecino apareció en la tarima y encendió al público presente, en su mayoría niñas acompañadas por sus madres, y adolescentes entre 14 y 18 años.

Interpretó cuatro canciones, entre las que incluyó Más fuerte, de Greeicy y La correcta, que es un featuring con Morat.

Entre la espera para que aparezcan los ‘rolos’, las localidades fueron llenándose hasta ya no verse ni un solo puesto vacío.

Eran las 21:08 y comenzaron a salir primero los músicos secundarios. Un grito conjunto de las fanáticas anunció que los dos Juan Pablo y Simón y Martín ya estaban en escena. Cada uno con su instrumento predilecto, emocionaron a la audiencia con una previa de la canción Maldita costumbre, que después de unos cuantos minutos la empezaron a cantar. Le siguió Amor con hielo y Cuando nadie me ve. A las 21:20 Juan Pablo Isaza, uno de los vocalistas, saludó al público y agradeció por recibirlos con tanto amor tan seguido.

Entre tema y tema, cada uno intervenía y hacía una breve explicación sobre de qué trataba la letra y en ocasiones, de cómo y en qué lugar había nacido.

Morat hizo un recorrido por los mayores éxitos de sus dos álbumes de estudio. En la mitad del show, una suave llovizna se asomó por el cielo guayaquileño, con el tiempo fue aumentando, pero ni eso hizo que los asistentes dejaran de cantar, gritar y saltar.

Después de una hora y media, se despidieron y ante la solicitud inmediata de “otra, otra” reaparecieron para cantar Mi nuevo vicio, originalmente grabada con Paulina Rubio, Yo no merezco volver, su último sencillo, y la más pedida, Besos en guerra.

Apagadas ya las luces, los cuatro miembros de la banda dijeron adiós con una venia y una fotografía para el recuerdo. Abrazos entre todo el equipo que estaba en el escenario marcó el cierre del concierto y de su gira.

Antes del concierto dijeron...

Los colombianos aterrizaron en Guayaquil, con un poco de retraso, la mañana del jueves. Fans los esperaron fuera del aeropuerto y del hotel donde se hospedaron. Sin problema alguno, cada uno accedió a las fotografías que les pedían.

Media hora después de su arribo, EXPRESIONES conversó unos minutos con la agrupación.

¿Se esperaban el ‘soldout’?

Juan Pablo V: Estamos muy emocionados, y creo que puedo decir lo mismo de todo Ecuador en general, los conciertos que hemos tenido acá se nos han quedado muy grabados en la memoria y les tenemos un cariño al público ecuatoriano increíble. Qué alegría es volver tan pronto y ojalá podamos volver cada vez más.

Hablando específicamente de Guayaquil, sé que gustan mucho en un público juvenil entre 14 y 18 años que es una generación que ha estado muy vinculada a lo urbano y aparecen ustedes demostrándoles que aún están vivas esas letras románticas. ¿Por qué creen que pegó este quiebre que tal vez fue inconsciente que lo hicieron?

Simón: Son muchas cosas. No podemos saber si es cien por ciento cierto que son una generación que nacieron escuchando reguetón. Siempre hay momentos que te encuentras con otro tipo de música, dependiendo del momento en el que estás, puedes estar de fiesta con tus amigos o en el tráfico. Hay distintos espacios para distinta música. En parte una de las razones que nosotros suponemos es que la gente voltea a mirar qué más hay aparte de reguetón, nosotros estamos ahí alzando la mano diciendo qué hubo.

Su música ha provocado que otros artistas que no quieren hacer lo que está de moda los tomen como referencia, como una vez lo hizo Dulce María, exintegrante de RBD.

Juan Pablo V: Nos parece brutal, y como dijo Simón no es que queremos que menos gente haga reguetón, nunca ha sido una postura nuestra. Al final es un tema de hacer la música que de verdad te gusta.

¿Qué viene en su primer tour por Estados Unidos?

Martín: Sin duda es cumplir un sueño para los cuatro. Uno se imagina una banda de gira, y no sé siempre desde chiquito tiene esa imagen de durmiendo en el bus, las camas, bajándose, tocando y volviéndose a montar. Yo creo que eso es lo que más se aproxima. Desde hace algún tiempo teníamos la idea de querer intentarlo para ver qué pasaba y hace poquito que nos llegaron las fechas confirmadas, ver los nombres de ciudades tan grandes es surreal.

En una entrevista del año pasado me comentaron que aún no se les daba tan natural el uso de las redes. ¿Cómo ha cambiado eso ahora?

Simón: Cuando nos entrevistaste hace un año estábamos en un momento que para nosotros se estaba volviendo difícil, porque nos tocó aprender a hacer sobre la marcha. Nosotros hacíamos música porque nos encanta y lo otro fue llegando. Hoy es distinto porque nos hemos dado cuenta que es necesario y porque hemos hecho ejercicios entre nosotros para que sea más fácil estar constantemente posteando y compartiendo ciertas cosas. Las redes han generado expectativas, tanto en los fans como la gente de la industria y están esperando que lo hagas. De a poquito hemos dado pasos para que se sienta natural, porque eso también se valora mucho.