Actualidad

Militar fallecido en explosion fue enterrado en Quito

Seis militares escoltaron, ayer, el ataúd de Félix Echeverría, cubierto con una bandera tricolor. Sus padres miraban el féretro desde la primera fila de asientos de la sala de velaciones Jardines del Valle, en el sur de Quito.

Sepelio. Félix Echeverría falleció, la mañana del lunes, por una explosión

Seis militares escoltaron, ayer, el ataúd de Félix Echeverría, cubierto con una bandera tricolor. Sus padres miraban el féretro desde la primera fila de asientos de la sala de velaciones Jardines del Valle, en el sur de Quito.

El uniformado, de 31 años, falleció la mañana del lunes. Fue la única víctima de la explosión de la bodega de material bélico de la Brigada Fuerzas Especiales Nº 9 Patria, en Latacunga, Cotopaxi.

Félix era oriundo de Machala y llevaba en la vida militar unos diez años. “Falleció en lo que él quiso, siempre le gustó estar en Fuerzas Especiales (una unidad élite del Ejército)”, contó a EXPRESO Gabriel Echeverría, padre del militar fallecido.

Su hermana Gabriela Echeverría recordó que era bromista, sobre todo, cuando veía triste a alguno de sus familiares. “Siempre terminaba sacándonos una sonrisa, en cualquier situación”, dijo.

La última vez que conversó con Félix, vía telefónica, fue hace un mes. Ellos viven en Santa Elena y él en Latacunga. Era la adoración de su madre, Loreta Martínez. Ella siempre lo esperaba con mariscos porque era su comida favorita.

Ellos se enteraron del fallecimiento de Félix por una llamada telefónica. Inmediatamente viajaron a Latacunga, donde lo velaron la noche del lunes. “Era muy querido, un buen hermano, buen hijo y excelente amigo”, insistió.

Le gustaba lo que hacía y era fiel hincha del Barcelona. Era paracaidista y le encantaba dibujar. Todo eso quedará en la memoria de sus allegados. El entierro del uniformado estaba previsto para la tarde de ayer, en Monteolivo. ER