Materiales avanzados: La nanotecnologia busca espacio en el sector de la construccIon

  Actualidad

Materiales avanzados: La nanotecnologia busca espacio en el sector de la construccIon

Acabar con los malos olores y las bacterias en nuestra habitación, utilizando una sofisticada pintura en la que se han insertado elementos químicos y catalizadores de luz de dimensiones inferiores al átomo, es algo que suena futurista, algo surrealis

Materiales. impermeabilizados parcialmente en base a la nanociencia.

Acabar con los malos olores y las bacterias en nuestra habitación, utilizando una sofisticada pintura en la que se han insertado elementos químicos y catalizadores de luz de dimensiones inferiores al átomo, es algo que suena futurista, algo surrealista. Pero no lo es. Se trata de uno de esos materiales de construcción elaborados en base a la nanotecnología, una técnica que comienza a formar parte de nuestras vidas, aunque la mayoría de la gente no tenga claro de qué se trata.

El término nanotecnología se refiere al desarrollo científico y tecnológico que se viene produciendo en las dos últimas décadas y que ha permitido la construcción y manipulación de materiales a nivel de átomos o moléculas. El prefijo nano, del griego nannos (muy pequeño), se aplica para indicar que es mil millones de veces menor que la unidad de referencia, ya sea de longitud, masa, tiempo.

Después de un gran progreso en sectores como la medicina, agricultura, aeronáutica y otros, la tecnología a escala nanométrica está llegando también a la construcción, con el fin de mejorarla notablemente.

Si bien los materiales para la construcción hasta ahora utilizados cumplen adecuadamente su función, bajo ciertas condiciones presentan algunos inconvenientes. Por ejemplo, la madera requiere enormes inversiones en mantenimiento; el hormigón armado tiene una alta densidad y demanda grandes capacidades para su manejo e instalación; el acero presenta problemas de corrosión; entre otros. Por ese motivo la nanociencia involucra su tecnología para el mejoramiento de estos productos, así como para las técnicas de construcción.

Con estos avances científicos se busca incluso alcanzar que el cuidado de la calzada de las vías y puentes se haga por autorreparación. Es decir, si sufren alguna grieta u otro daño, volverán a su estado anterior, sin necesidad de intervención humana alguna.

Con algunos avances obtenidos y muchos aún en fase de investigación, el desarrollo de nanotecnología en la construcción es hoy una actividad de suma importancia para muchos países ¿Y para el Ecuador?

De acuerdo a publicaciones científicas y solicitudes de patentes, la industria y la Academia han incursionado poco en este campo.

Mauricio Cornejo, ingeniero en Minas, docente de la Facultad de Ingeniería Mecánica y Ciencias de la Producción de la Escuela Politécnica del Litoral (Espol) exdirector del Centro de Investigaciones y Desarrollo en Nanotecnología (Cidna), subraya que este ha iniciado el desarrollo de materiales de construcción avanzados con propiedades de autolimpieza, autosensoras, autocuración..., usando zeolitas naturales como aditivos minerales con óxidos de metales de transición en la preparación de pastas, morteros y concretos de cemento ordinario Portland y geopolímeros. “Se han publicado -precisa- resultados del comportamiento de la zeolita natural durante el proceso de endurecimiento del cemento, sugiriendo que es posible crear materiales avanzados”.

El ingeniero civil Marcos Runruil, especialista en Manejo de Recursos Naturales Renovables, explica que si el país contara con una red vial principal en perfecto estado se podría utilizar esta tecnología, contactando directamente a los representantes de multinacionales que ofrecen estos materiales. “Pero el país -opina- no tiene la infraestructura vial principal en óptimas condiciones y no contamos con la disponibilidad económica adecuada para dicha inversión”.

La industria local de la construcción también mira de lejos estos cambios. Henry Yandún, expresidente del gremio que aglutina estos industriales, afirma que la nanotecnología no llega aún al país, sin que eso signifique que los materiales y técnicas constructivas que se emplean acá no estén a la par que el resto de países de la región.

Gremios se van por lo sustentable

Promover normas relacionadas con la construcción amigable con el ambiente es lo que ocupa a gremios como la Cámara de la Industria de la Construcción (Camicon). “Esas normas que incluyen, por ejemplo, la eficiencia energética, el reciclaje, ya llegaron pero por ahora recién son voluntarias, no obligatorias”, dice Henry Yandún, quien recuerda que la promoción se inició cuando él estuvo al frente del gremio, y quien espera que su aplicación sea mandatoria.

Sobre los nanomateriales, el también propietario de Kubiec Conduit (productos de acero) señala que si bien son beneficiosos, su desarrollo en el país no se vislumbra aún.

Otros le apuestan al ecomaterial

Universidades del país como la Católica Santiago de Guayaquil (UCSG) han optado por desarrollar materiales ecológicos para la construcción, en lugar de los nanoestructurados. La institución considera que los ecomateriales son más baratos y entregan soluciones rápidamente, por ello tiene 9 procesos de patente de estos productos. El bambú y la fibra de coco, son la materia prima de algunos de estos compuestos.

“Los nanomateriales demandan más recursos, incluso son más difícil de llevarlos a una producción a gran escala”, explica el ingeniero civil, Roberto García, coordinador del Vicerrectorado de Investigación y Posgrado.