Malditos eufemismos

  Actualidad

Malditos eufemismos

En el Ecuador, aquel eufemismo del “baño de verdad” ha resultado ser un baño con lodo, donde nada es claro, todo se pierde en el tiempo, y la tan cacareada democracia pasa a ser un remedo, donde el mayor de los bocones, esos que lo ofrecen todo gratis pero nada dan porque todo se lo roban, son los más recalcitrantes agitadores; esos que se autodenominan progresistas pero tienen maestrías en pauperizar a sus pueblos a punta de gobiernos fascistas de izquierda, donde so pretexto de la resistencia, creen tener licencia para robar, ultrajar; donde sus “socios naturales” son las narcomafias, los grandes inversionistas en campañas electorales o intentonas de golpes de Estado. Esos con el dinero suficiente para pagar a los denominados CDR, verdaderas bandas de delincuentes asalariados, grupos paramilitares especialistas en guerrilla urbana, parapetados en el supuesto derecho a la resistencia, y ayudados por los comités de derechos humanos, verdaderos alcahuetes con sus oficinas llenas de izquierdistas “progresistas” que defienden a los grupos delincuenciales, terroristas, guerrilleros, violadores, en desmedro de la sociedad agredida.

Malditos eufemismos, llamar “líderes patriotas” a los golpistas; hablar de represión a la acción legítima de las Fuerzas Armadas y Policía en repeler la delincuencia, total, esa es la razón de su existencia.

Sentarse a dialogar con quienes convocaron a la protesta e incentivaron el intento de golpe de Estado no solo que es injustificable, es desconocer, expresamente, el orden constituido. Al golpista, al igual que al vándalo, se lo captura, juzga y condena; caso contrario, el día de mañana cualquier mañanero que es pillado robando un electrodoméstico de un almacén o productos de farmacias o supermercados, bien podría decir que está practicando la resistencia ante la falta de trabajo.

Ya es hora de tomar el toro por los cuernos, apretarse los pantalones y polleras, según el caso, y hacer respetar la ley en defensa de la ciudadanía, y no manipularla en defensa de los pillos, manejándose temerosamente a punta de los malditos eufemismos.