Lenin Moreno: “No voy a cambiar” a Glas

  Actualidad

Lenin Moreno: “No voy a cambiar” a Glas

Está de vuelta. Lenín Moreno, candidato por Alianza PAIS, retoma la vida pública luego de días lejos del país y semanas lejos de los entrevistadores. Así, de un microfonazo, ha matado 31 días de ausencia en los medios.

Candidato. Lenín Moreno, el exvicepresidente y presidenciable oficialista, volvió ayer a las actividades en el país.

Andersson Boscán Pico

boscana@granasa.com.ec Guayaquil

Está de vuelta. Lenín Moreno, candidato por Alianza PAIS, retoma la vida pública luego de días lejos del país y semanas lejos de los entrevistadores. Así, de un microfonazo, ha matado 31 días de ausencia en los medios.

Lo que ha dicho, en resumen, es que está empoderado de su campaña. Y con cada vez menos referencias al presidente Rafael Correa, Moreno ha optado por inaugurar una nueva zona gris en su campaña: la continuidad, sin continuismo. Así lo dijo.

No se ha enredado en la definición, pero ha dado ejemplos de ello. Por ejemplo, ha sabido retomar, por voluntad propia y no del entrevistador, Francisco Herrera del portal Ecuador Inmediato, su crítica a las escuelas del milenio. Una crítica que generó titulares. Y que ahora matiza. Y a la cual anexa el cómo agregó “inmediatamente” un cumplido tras la crítica.

Moreno ha vuelto para hablar en primera persona. Para desmentir que planee convertir en certezas los rumores sobre un Jorge Glas tambaleante en la papeleta ante el fantasma de la corrupción en los sectores estratégicos que este maneja. Sería así, dice moreno, “si las acusaciones fueran verdaderas”. Y si así lo fueran, cada quien sabe “qué debemos hacer”, concede. Esta vez, consultado sobre esa decisión, se refiere a sí mismo. “Escogí” a Glas como binomio, dice. En primera persona, como nunca antes.

Y como nunca antes también se refiere a la oposición. En especial al candidato de CREO, Guillermo Lasso, a quien acompaña de epítetos por primera vez. Y entre tendida de mano y tendida de mano, que propone para “toooodos” los opositores, le reserva el calificativo de “matón de barrio” por la forma en la que, días atrás, el exbanquero propuso un debate cara a cara.

Esa posibilidad, de un tú a tú, no se contempla en los planes de Moreno, quien ha dado por cierto el triple empate opositor entre Lasso, Cynthia Viteri y Paco Moncayo que algunas encuestas promulgan.

En tal caso, él, que ha vuelto, se mantiene en solitario y a la delantera. Esto a pesar de que un tercio de su campaña (esto es, 11 de 36 días) la ha pasado en el exterior.

Glas, inamovible

Moreno no solo descartó prescindir de Glas en la papeleta y reemplazarlo por el exministro José Francisco Cevallos o el presentador Carlos Luis Morales, sino que además tachó (en consonancia con el discurso oficial) de “pasquín” a la publicación panameña que instala el nombre del vicepresidente en funciones en una trama de corrupción. Por eso se dice “no partidario” de derogar la Ley de Comunicación.

Las escuelas del milenio

La fórmula del sí, pero no así, que ha distinguido el discurso del candidato sale a luz nuevamente en la referencia a las escuelas del milenio. “Mira la maravilla del concepto: alumnos bien preparados, con útiles, alimentación, patios y baños adecuados y limpios. Ese es el concepto de escuela del milenio”, introdujo Moreno. Y matiza la crítica: “Lo que digo yo es que a lo mejor, como se está haciendo ahora, con prefabricados, se construyen dos o tres escuelas con el dinero que se usó para una”.

Un debate pero con condiciones

Moreno aceptó la propuesta de debate de Guillermo Lasso (CREO), pero con unas cuantas condiciones: que no sea con Guillermo Lasso (a quien tildó de “niño rico”) solamente, que no sea organizado por un medio de comunicación y que, en realidad, no sea un debate.

Moreno propone “un conversatorio” porque “suena hasta más bonito”. Un foro donde todos los candidatos, según él, puedan expresar lo que tienen que decir sobre el país.

El organizador, en lugar de un medio de comunicación, debería de ser el Consejo Nacional Electoral.

Desmiente una crisis

Moreno aseguró que el país no vive una crisis económica, pero sí una recesión. Este fue su argumento:

“Crisis significa que repetidamente y durante una cantidad específica de trimestres o semestres se den descensos en el Producto Interno Bruto, y eso no está ocurriendo. En este último trimestre creció el Producto Interno Bruto, apenas el 0,5... pero creció”, destacó.

Moralizar Petroecuador

El candidato de PAIS, en su primera referencia pública a los escándalos de corrupción petrolera que envuelve a altos representantes del Gobierno nacional, ha citado su conversación con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon.

Moreno dice tener en planes la creación de una comisión mixta entre la sociedad civil y las Naciones Unidas para “moralizar Petroecuador. Pero así, en esos términos, moralizar Petroecuador”.

Moreno instala así la lucha contra la corrupción en sus promesas de campaña.

La estadía en ginebra

“Encantado”, respondió Moreno a la pregunta de si abriría sus cuentas ante un juez para aclarar las dudas sobre el dinero entregado por el Gobierno para su estadía en Ginebra. “No tengo nada que ocultar, no sé cómo se saca una cuenta fuera del país. Me enfrenté a sacar una cuenta en la Unión de Bancos Suizos, el martirio para sacar una cuenta, apenas era para depositar una cifra pequeña y con ella arrancar”.