“Trabajadores de la marimba” y su aporte a la cultura afro

  Actualidad

“Trabajadores de la marimba” y su aporte a la cultura afro

La Red Cultural Afroecuatoriana que la integran músicos, danzarines, escritores, productores, han trabajado en varios encuentros en el país, una propuesta que recoge las aspiraciones generales de todos.

“Trabajadores de la marimba” y su aporte a la cultura afro

La marimba, guasá, bombos y cununos han sido los fieles compañeros del ritmo de su música, en la larga carrera artística que representa su vida.

A sus 85 años, ‘Papá Roncón’ es un personaje, un ícono de la cultura afroecuatoriana, su salud no es la mejor actualmente, sus intervenciones con el grupo La Catanga ya no son tan frecuentes. Pero su mente está fresca siempre con ideas nuevas y pensando cómo trasladar el conocimiento de la música de su pueblos a las nuevas generaciones.

Se ha conformado una fundación con el nombre de ‘Papá Roncón’, compuesta por sus hijos con la finalidad de revalorizar y fortalecer la cultura afroecuatoriana. A través de la fundación se encuentran realizando un proyecto para crear una escuela taller de marimba y danza, cuentan con la colaboración de la Universidad Andina de Quito, pretenden de este modo inculcar el conocimiento sobre este instrumento ancestral, además de que las nuevas generaciones entiendan su importancia y el porqué fue declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco.

Existen varios gestores culturales que llevaron a la música de marimba a ser declarada Patrimonio de la Humanidad, son figuras de un pueblo que estuvo por mucho tiempo olvidado y que gracias a su gestión hoy es reconocido a través de su música. Merecen reconocimiento por parte de las autoridades, que mencionan el avance de la interculturalidad como un logro.

Petita Palma y Papá Roncón, recibieron el premio ‘Eugenio Espejo’, por lo que ellos sí cuentan con una pensión vitalicia. Rosa Wila y Segundo Nazareno, son otros ejemplos de músicos y gestores culturales que se debaten en medio de la pobreza a su avanzada edad, justo es que reciban una pensión vitalicia para que sus últimos días los pasen con cierta tranquilidad económica, que el beneficio sea de quien realmente lo merece.

Se están organizando eventos en pro de estos “viejos” gestores culturales, Papá Roncón maneja dos proyectos internacionales referentes al desarrollo y conocimiento global de la música de su pueblo; sin embargo reconoce que la ayuda estatal no es la suficiente.

“Qué va a pasar cuando no estén ellos, existe un Ministerio de Cultura y Patrimonio, pero esperemos que su intervención vaya en pro de quienes verdaderamente lo merecen, que no permitan que se pierda nuestra cultura musical con el paso del tiempo”, manifestó Jorge Ayoví, hijo de Papá Roncón a EXPRESO.

Se espera que el Gobierno no se olvide de los portadores de la marimba. Que no ocurra como con sus ancestros, que en muchos casos murieron en malas condiciones, que se implanten sistemas que permitan que estas personas sean beneficiadas y reconocidas por su aporte para la cultura de su pueblo, que reciban un incentivo económico que les permita vivir de una forma digna”, dijo Xavier Valencia, investigador cultural. (F)