“Muertos que transitan en la memoria colectiva de los ecuatorianos”

  Actualidad

“Muertos que transitan en la memoria colectiva de los ecuatorianos”

Existen muertos que no mueren porque forman parte de la identidad nacional, siempre palpitan en la memoria colectiva; sin ellos el Ecuador no estuviera completo. Julio Jaramillo, como Carlos Gardel, canta cada día mejor; Alberto Spencer, máximo anotador de la Copa Libertadores de América con 54 goles, en tiempos de Pelé; el Cholo Chuchuca y el Pibe Bolaños forjaron la idolatría de Barcelona y Emelec respectivamente; el imbatible Pancho Segura, campeón mundial de tenis.

Eugenio Espejo palpita por multifacético: periodista, médico, bibliotecario, literarato, precursor de la independencia, panfletario implacable; Abdón Calderón Garaicoa, nuestro héroe máximo que peleó en la batalla de Pichincha; a Juan Montavo lo toman como emblema por el espíritu de lucha contra los tiranos, la elegancia de su pluma, moralista; Eloy Alfaro está presente por revolucionario y constructor, valiente anticlerical, honrado; Velasco Ibarra es admirado por su palabra arrastradora de multitudes y por su honradez, pues a pesar de haber sido cinco veces presidente de la República murió en la pobreza; Manuela Cañizares, Manuela Espejo y Manuela Sáenz son símbolos de feminidad y libertad; Matilde Hidalgo de Procel fue la abanderada de los derechos de las mujeres en tiempos del detestable machismo.

Lic. César Burgos Flor