Actualidad

“El juez vive mucho estres emocional”

Desde su experiencia como exjuez de la Corte Constitucional, Antonio Gagliardo Loor describe la compleja tarea de esas funciones y el perfil que debe tener un funcionario de esos niveles.

“El juez vive mucho estrés emocional”

Administrar justicia es algo sumamente delicado. Es decidir derechos de ciudadanos, su libertad, sus bienes, su honor... Ser juez no es fácil, pero ‘su poder’ puede marear a algunos.

Desde su experiencia como exjuez de la Corte Constitucional, Antonio Gagliardo Loor describe la compleja tarea de esas funciones y el perfil que debe tener un funcionario de esos niveles.

“Es un cargo muy delicado que está sujeto a muchas presiones de trabajo, a muchas presiones de las partes... el juez es una persona que vive bajo mucho estrés emocional”.

Y es quizá la carga procesal la que puede también significar que un operador de justicia se enferme en el transcurso del trabajo. Que adquiera una enfermedad profesional psicológica por la presión, por esa intranquilidad, dice Gagliardo.

“A mí me pasaba como fiscal y como juez -reconoce-. En las noches (me preguntaba) qué hago con este caso, lo hago, no lo hago, las dudas que generan un reaccionar. A veces la presión de medios, de la ciudadanía, entonces sí puede afectar psicológicamente a un juez...”.

En las últimas semanas, un juez de Flagrancia y una exjueza de Familia, Mujer, Niñez y Adolescencia de Guayaquil saltaron a la luz pública tras ser detenidos en diferentes circunstancias, y en aparente estado etílico.

El primer caso ocurrió el pasado 12 de noviembre. El juez Josafat Mendoza fue detenido tras un problema con su exesposa. Ayer, un vídeo que se hizo viral en las redes sociales da cuenta de la violenta reacción que tuvo el funcionario con sus aprehensores.

Durante el trayecto al Complejo de la Florida Norte, el juez profería insultos y amenazas a uno de los policías que lo llevaba para verificar una orden de apremio (boleta de detención por alimentos).

“Yo soy juez, nunca voy a caer preso y si caigo salgo de aquí y te mato o te mando a matar policía h.. de p...”, se escucha en el vídeo.

En su defensa, el funcionario judicial señaló ante el presidente de la Corte Provincial del Guayas que no le leyeron sus derechos constitucionales. “No se me dio derecho a una llamada, me golpearon, estoy lleno de sangre... cuando me bajaron por el ascensor me pusieron esposas, me golpearon, me hicieron caer...”.

El juez fue liberado, pero procesado por el delito de ataque y resistencia. En paralelo, el Consejo de la Judicatura lo suspendió por 90 días.

El 17 de noviembre, trascendió el caso de la exjueza Lorena Collantes, quien fue detenida por no pagar una cuenta de 126 dólares de consumo en un restaurante, según un parte policial.

Durante el trayecto a la Unidad Judicial de la Albanborja, la exfuncionaria también profirió insultos a los agentes que la detuvieron.

“Estás destituida, no sabes con quién te metes... Si quieres morir hago una llamada y te mueres en 30 minutos...”, se escucha en un vídeo que también se hizo viral.

¿‘Mareados’ psicológicamente por el poder?

Gagliardo considera que, quien ostente ese cargo debe tener conocimiento, honestidad, transparencia y también estar equilibrado emocionalmente.

“De qué sirve tener alguien que sea una lumbrera en estudios, pero... es una persona desequilibrada”.