“Es importante no asociar 5G solo a la evolucion de un telefono”

  Actualidad

“Es importante no asociar 5G solo a la evolucion de un telefono”

Byron Añazco, gerente de Servicio de Valor Agregado de Claro, explicó a EXPRESO los beneficios de la red móvil de quinta generación.

Entre los principales beneficios de esta tecnología, Añazco destacó la velocidad de conexión.

Claro presentó la tecnología 5G —quinta generación de conexiones inalámbricas— y sus aplicaciones, a través de pruebas interactivas la semana pasada en Guayaquil, una socialización que también se llevará adelante en Quito, en octubre próximo, junto a Huawei.

La empresa anunció en agosto pasado la inversión de $ 500 millones para nuevas tecnologías, redes y cobertura, por los próximos tres años, “en soluciones de conectividad para el desarrollo integral de las diversas regiones del país”, informó la telefónica a través de un comunicado.

En el marco de estas primeras demostraciones locales, el gerente de Servicio de Valor Agregado de Claro, Byron Añazco, explicó a EXPRESO cuáles son los principales beneficios de esta tecnología, que destaca, entre otras cosas, por su velocidad de conexión.

Ecuador se suma a los países que empezarán a utilizar la tecnología 5G, ¿de qué manera transformará la conectividad?

En tres aspectos: uno es la velocidad de conexión; hicimos pruebas en el evento de alcanzar velocidades de hasta 1.3 gigas por segundo por usuario; otro punto importante son los tiempos de conexión de hasta 1 milisegundo; además de la conexión masiva: con 5G se espera tener un millón de conexiones por kilómetro cuadrado. Estos tres beneficios ayudarán a transformar la vida de las personas de todos los ámbitos: desde medicina, periodismo, agricultura hasta los procesos en las fábricas y el concepto de industria 4.0.

¿Cuentan las operadoras nacionales con la infraestructura necesaria para su despliegue?, ¿qué hace falta?

Se requiere hacer un despliegue de infraestructura. Estamos tramitando permisos en conjunto con el Ministerio de Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (Mintel) para poder contar con sitios, que podamos desplegar ya en ciudades como Quito y Guayaquil. Estimamos el próximo año arrancar con el despliegue físico. Es importante que la gente no asocie 5G solo a la evolución de un teléfono: hay otro tipo de dispositivos —que ya están en el mercado en otros países— que serán los primeros casos o aplicaciones reales que tendremos; entre esas, brindar Internet de alta velocidad en casa sin necesidad de cables. Acerca de los celulares, todavía no hay terminales comerciales que soporten frecuencias de 5G más las de 4 y 3G. Las nuevas tecnologías deben soportar a las anteriores.

En comparación a su antecesora, la red 4G, ¿cuáles son las ventajas que ofrecerá la 5G a sus usuarios, además de la velocidad?

Sobre el tema de velocidad o de descarga hicimos una demostración: el ministro (Andrés Michelena) pudo descargar una película de dos horas en cinco segundos. Pero hay que pensar qué otras cosas se puede hacer. Pensemos en turismo; por ejemplo, se quiere visitar las cataratas de Iguazú (frontera entre Brasil y Argentina) y se necesita conexión a una red de alta velocidad para conocer en 360, en realidad virtual. La velocidad es un canal: lo importante es la aplicación que se va a montar sobre eso. Ya hay pruebas, en otros sitios, de telemedicina: un doctor haciendo un eco o algo de cirugía menor. Al final se requiere tener un ancho de banda tan constante y seguro que permita realizar este tipo de aplicaciones.

Estas aplicaciones de las que se habla, ¿se van a implementar apenas esté desplegada la tecnología?

Va a ser gradual. Cuando me preguntan qué beneficios tiene el 5G, digo más bien qué cosas no se han inventado todavía que van a montarse sobre el 5G... Cosas tan difíciles como tener Facebook en realidad virtual: estar en una sala, aunque virtualmente estemos en otro lado. Entonces, se requiere de un alto ancho de banda. Es un tema que irá emergiendo poco a poco y abrirá una oportunidad para que la gente, la comunidad de emprendedores, que tenga nuevas ideas de negocio, interactúe de manera directa con otro tipo de posibilidades.

La semana pasada realizaron pruebas en Guayaquil, entre las estaciones presentadas estuvo la de ‘Hogar inteligente’, ¿de qué manera cambiará esta tecnología la cotidianidad de las personas? Se habla, por ejemplo, del desarrollo del Internet de las Cosas.

Cuando hablemos del Internet de las Cosas (interconexión de objetos) masificado, la nevera, la aspiradora automática, el carro, los sensores, los focos van a estar conectados; incluso, la ropa y zapatos (wearables). Todas las cosas podrán conectarse a una sola red, que puede gestionarse y mejorarse.

Transformar el hogar involucra adquirir nuevos objetos que funcionen bajo esta red...

Estamos trabajando y creemos que el IoT (Internet de las Cosas, por sus siglas en inglés) es algo que podemos empezar a evidenciar porque es algo irá evolucionando. Tenemos, por ejemplo, ya un kit de smarthome que, actualmente, permite conectar varios objetos: interruptores, cámaras, sensor de movimiento... Es posible ya tener un hogar inteligente, en el que se puede tener casos de uso como llegar a casa y, a través de un comando de voz, decir ‘modo nocturno’ y que se prendan ciertas cosas. Claro ya tiene productos para que la gente pueda ir experimentando lo que vendrá con los siguientes desarrollos.

En el caso de los teléfonos móviles vigentes, ¿están preparados para aprovechar al máximo esta tecnología?, ¿habría que hacer cambio de equipos?

Cada vez que se introduce una nueva tecnología —como en su momento fue 3G y 4G— los terminales vienen fabricados con especificaciones de frecuencias, capacidad y demás. En este caso, los terminales que existen no van a soportar las aplicaciones 5G, pues trabajan en frecuencias diferentes. Cuando empiece la masificación de nuevos terminales, los pondremos a disposición para que la gente los adquiera.

¿Esto va a suponer un incremento en el costo de los planes?

Al hablar de la inversión que hizo Claro con el 5G, muchos piensan que seguro van a subir los costos de los planes. Sin embargo, en la evolución progresiva que vamos a tener de los servicios, no necesariamente vamos incrementar el costo hacia el cliente final. Nosotros vemos una inversión, van a haber más oportunidades que permitan conectarse a la red y generar más beneficios para los usuarios.