Actualidad

“No caigamos en la prision de querer tenerlo todo”

La familia es uno de los bienes más preciosos de la humanidad. Los padres deben dar ejemplos con naturalidad de cómo vivir la vida y las tradiciones cristianas por amor. Dios llama al hombre a la existencia por amor, dejemos el apego a las cosas materiales, no existe ni existirá un camión de mudanzas para trasladarlas a la tumba. Cuando mueren los apegos, nace la libertad, que fluye y se disfruta.

Hay personas que lo pasan mal pues este apego material se ha convertido en una pandemia psicológica donde el hombre se ha esclavizado. El apego material se convierte en amenaza latente que desequilibra la paz interior.

Javier Valarezo