Actualidad

Hay un deficit de 2.500 placas particulares

Los automotores están impedidos de circular por no contar con la respectiva placa particular, implemento que la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM) no tiene en bodega.

A medias. En la ATM no hay láminas particulares.

Doce vehículos permanecían ayer en el área de preentrega de la concesionaria Autolasa. Según los directivos, era incierta la fecha de la entrega de esas unidades a sus nuevos propietarios.

Los automotores están impedidos de circular por no contar con la respectiva placa particular, implemento que la Autoridad de Tránsito Municipal (ATM) no tiene en bodega.

La escasez de las láminas de identificación vehicular afecta principalmente a 10 de 19 concesionarias de la ciudad.

Simplemente los vehículos no podrán salir de esas dependencias, como lo establece la ley. Sin embargo, la mayoría de los clientes no lo entiende. Ellos quieren su carro, para eso pagaron o se endeudaron.

“Tengo planificado un viaje este fin de semana, pero resulta que ahora me entero que no llegan las placas”, manifestó Carlos Almeida, uno de los múltiples afectados, quien adquirió una camioneta.

Mientras Luis Mosquera expresó su indignación porque se aproxima el pago de la primera letra y aún no recibe su auto.

Además del reclamo de los clientes, el déficit del distintivo implica el colapso de la logística de las concesionarias.

“Nos representa gastos adicionales, como por ejemplo en el alquiler de patios”, expresó el gerente de Autolasa, Wilson Galarza, tras indicar que entre los tres puntos de la entidad se comercializa un promedio mensual de 260 carros.

Por medio de la Asociación Ecuatoriana Automotriz (AEA), las concesionarias buscan que la ATM apruebe medidas alternativas, como la emisión de un permiso provisional o placas particulares de cartón.

Existe una resolución que cita estas posibilidades en caso de un desabastecimiento del material, pero no es parte de la política de la ATM.

“Su aplicación sería fomentar que circulen vehículos sin placas”, sostuvo la directora de Registro Vehicular de la institución, Sandra Garay.

Alude a que ciertos conductores retiran las placas, especialmente de la parte trasera, para evitar sanciones por exceso de velocidad, mal estacionamiento o invadir el carril exclusivo de la Metrovía.

La funcionaria afirmó que el pasado 24 de marzo se emitió el memorando N° 123 a la Agencia Nacional de Tránsito (ANT) para que envíe 10.000 placas. Solo han recibido 7.506. Es decir, faltan casi 2.500.

Garay señaló que semanalmente se entregaba a cada concesionario un promedio de 75 placas particulares, pero por la escasez se redujeron a 25. Ayer se había agotado el distintivo.

“No hemos podido satisfacer la demanda de las placas porque la ANT ha sido irregular en el pedido, afectando principalmente a la clientela”, dijo.

La ANT envió un comunicado en la que destacaba que enviaba ayer a Guayaquil 300 placas particulares.

Resaltó que de enero a octubre del presente año entregó 124.912 láminas a nivel nacional, para automotores particulares, públicos, de Estado, diplomáticos y de carga.

Recalcó que hasta finales del 2016 prevé entregar 20.000 placas para vehículos particulares, a nivel nacional.