La flauta magica

  Actualidad

La flauta magica

Del libro Flauta mágica: ópera masónica, del musicólogo Jacques Chailley: “El primer acto comienza como un cuento de hadas, continúa como una comedia bufa, y termina en diatribas e invectivas filosóficas. El segundo es aún más incomprensible: vemos a los protagonistas expuestos a unas pruebas inexplicables y arbitrarias y de pronto se nos dice que han ganado el derecho a ocupar lugares de honor junto a Isis y Osiris. La historia es absurda. Un joven príncipe en ropas japonesas se comporta cobardemente cuando se enfrenta a una serpiente que tres damas usando velos matan por él. Esa “valiente hazaña” le da derecho a ser elegido por una reina para que libere a su hija de un genio maligno. Solo ver un retrato de la joven y el príncipe se enamora de ella y se dirige a liberarla. Pero cuando llega al refugio del malvado, ruega por ser iniciado en un sacerdocio del cual nadie le ha dicho nada... Entonces se entera que el malvado genio no es otro que el sumo sacerdote de la sabiduría, y el embrollo sigue en este estilo hasta la inexplicable apoteosis final”. La ópera se compone de cuatro historias en una, disfrazadas de cuentos de hadas:

• Historia de amor de exitosas y no exitosas uniones.

• El paso del príncipe Tamino de la posadolescencia a una genuina madurez.

• Un folleto feminista. La lucha de los puntos de vista patriarcales y matriarcales.

• Por sobre todo, es una representación de ritos masónicos. Desde la selección e iniciación hasta alcanzar la iluminación. Es un viaje desde la oscuridad, el miedo y la superstición (de la ignorancia) a la luz, el coraje y la sabiduría (la iluminación). Mozart creía firmemente en la belleza y verdad que destilaban del trivial y rebuscado libreto. Su amor y reverencia por el mensaje de la masonería, como él lo entendía, están en el corazón de la maravillosa partitura. En La Flauta Mágica hay pureza y alegría en la expresión musical. Es música hecha con el corazón, desde el corazón de Mozart y no hay nada igual. De 2011 a 2016, Flauta mágica fue solo superada en presentaciones, en todo el mundo, por Traviata de Verdi.