Actualidad

Exjueza ira a juicio por ataque a policias

Asfixiada. Así habría terminado, literalmente, la exjueza Lorena Collantes luego de escuchar el dictamen que presentó la Fiscalía en su contra, por el presunto delito de ataque y resistencia a un grupo de policías.

La exfuncionaria judicial optó por ‘tomar aire’ antes de que culminara la audiencia preparatoria de juicio y sustentación de dictamen que a las 08:30 de ayer se instaló en la Unidad Judicial de Albanborja, en el noroeste de Guayaquil.

Asfixiada. Así habría terminado, literalmente, la exjueza Lorena Collantes luego de escuchar el dictamen que presentó la Fiscalía en su contra, por el presunto delito de ataque y resistencia a un grupo de policías.

La exfuncionaria judicial optó por ‘tomar aire’ antes de que culminara la audiencia preparatoria de juicio y sustentación de dictamen que a las 08:30 de ayer se instaló en la Unidad Judicial de Albanborja, en el noroeste de Guayaquil.

Pasadas las diez y media de la mañana, el juez Luis Tapia dio por terminada la diligencia con un llamamiento a juicio en contra de Collantes. De esa manera acogió los ‘elementos de convicción’ que presentó el fiscal Patricio Pineda, con los cuales fundamentó la acusación por los hechos registrados el pasado 17 de noviembre.

Ese día, la exfuncionaria fue detenida durante horas tras un incidente en un restaurante donde se negó a pagar una cuenta, por un consumo que incluía bebidas alcohólicas.

Durante el procedimiento policial, Collantes habría agredido física y verbalmente a los uniformados, además de proferirles amenazas como: “Si quieres morir hago una llamada y te mueres en 30 minutos”. Esas y otras agresiones fueron captadas con teléfonos celulares, lo que se viralizó en redes sociales.

Héctor Vanegas, defensor de la capitana Jeannette Yerovi, una de las víctimas del ataque, destacó como valioso que la Fiscalía haya reconocido que se cometieron otras infracciones. El fiscal Pineda solicitó sacar copias de todo lo actuado y enviarlas a su superior, para que se inicien otras investigaciones.

“El juez ha acogido ese pedido y me he concentrado en señalar que los delitos que además se cometieron aquí fueron: usurpación de funciones, al hacerse pasar como jueza cuando no lo era; intimidación, cuando se amenazó de muerte a varios funcionarios policiales; y tráfico de influencias”, detalló Vanegas.

Según el defensor, el fiscal además pidió que se inicie una nueva investigación para descubrir quién es el ‘más poderoso del país’. Esto, en razón de la llamada que habría hecho la procesada para presuntamente intimidar a los policías.

El abogado Luis Abarca, defensor de Collantes, mencionó que no se ha establecido que hubo tal llamada y tampoco que haya existido tráfico de influencias. “Ella no tiene ningún poder de nada. ¿Qué poder tiene, si ya fue destituida?”.

El jurista considera que no hay elementos para que se acuse a la exjueza de ataque y resistencia, porque ella no estaba en capacidad de relacionarse con el medio.

En su defensa, alegó “embriaguez patológica, en razón de que se encontraba en un estado depresivo acusado por cuanto fue destituida del cargo y terminó su relación amorosa con su pareja. En esas circunstancias fue a comer en un restaurante y lo acompañó con un aperitivo (vino)... pero por su estado depresivo la embriagó, consecuentemente ella actuó sin conciencia ni voluntad”, expuso Abarca. No obstante, el juez señaló en su fallo que no se demostró que la procesada tenía embriaguez patológica.