Ese apoyo cuando hay catastrofes

  Actualidad

Ese apoyo cuando hay catastrofes

Los voluntarios de la Cruz Roja, en Guayas, habían trabajado cuatro meses de manera intensa, preparados para un fenómeno de El Niño que no resultó tan agresivo como se lo esperaba.

Segundo Echanique Coordinador del programa de salud de la cruz roja

Los voluntarios de la Cruz Roja, en Guayas, habían trabajado cuatro meses de manera intensa, preparados para un fenómeno de El Niño que no resultó tan agresivo como se lo esperaba. Y justo el día en que iban a tomar un descanso, ocurrió lo inesperado: el terremoto del 16 de abril pasado. La Sala Situacional se abrió a las 19:00 y hasta ahora se mantiene, porque los efectos de aquella catástrofe no cesan.

Segundo Echanique, coordinador del programa de Salud de la Cruz Roja, sabe que parte de esos efectos a los que hay que prestar atención es a los psicológicos, es decir al drama que los persigue, con episodios de llanto, de quemeimportismo o de agresividad. Es su respuesta a la incertidumbre en la que viven.

Desde que se dio la catástrofe, en los cantones Sucre y San Vicente, en Manabí, han dado 1.452 intervenciones en apoyo psicosocial. Es una labor que permanecerá al menos un año.

Este apoyo lo han ofrecido ante todo tipo de catástrofes y una de las más recurrentes ocurre en época invernal: las inundaciones. Podría pensarse que en ese momento para los voluntarios solo es necesario ayudar a evacuar las zonas de peligro, pero saben que lo que ocurre a quienes son golpeados por este fenómeno natural tiene repercusiones no solo materiales. Es evidente el temor a perder sus viviendas y hasta sus vidas.

Es una situación similar a la que se presenta cuando deben acudir a otros desastres como los incendios. Hay desolación por no saber cómo podrán volver a levantar sus casas.

Segundo Echanique, quien ingresó a la Cruz Roja hace doce años, cuenta que esta institución tiene a un equipo entrenado en primeros auxilios psicológicos, es decir a dar ese apoyo inicial, pero también tiene a un grupo de psicólogos que intervienen cuando el conflicto resulta más difícil de manejar. ¿Cuánto tardan? Depende no solo por el tipo de pérdida que se sufrió y la circunstancia en la que se dio, sino de la forma en que cada persona enfrenta los problemas.

Y la forma de trabajar cambia según la edad. Con los niños, por ejemplo, se utilizan actividades lúdicas, se los incentiva a jugar para que demuestren sus emociones y que así intenten superar su dolor.