Otro escandalo deja a Temer contra la pared

  Actualidad

Otro escandalo deja a Temer contra la pared

El influyente ministro brasileño Geddel Vieira Lima, a cargo de la articulación política del Gobierno, dimitió ayer tras ser denunciado por tráfico de influencias que apuntan al propio mandatario conservador Michel Temer.

Personajes. El presidente Temer con el dimisionario ministro Geddel Vieira Lima, en una foto de junio pasado.

El influyente ministro brasileño Geddel Vieira Lima, a cargo de la articulación política del Gobierno, dimitió ayer tras ser denunciado por tráfico de influencias que apuntan al propio mandatario conservador Michel Temer.

Es el sexto ministro en salir del gabinete de Temer desde que asumió provisoriamente en mayo, y de forma definitiva en agosto, tras la destitución de la presidenta de izquierda Dilma Rousseff, acusada de maquillar las cuentas públicas. Y en todos los casos sobrevoló la sombra de la corrupción.

La crisis estalló cuando el ministro de Cultura Marcelo Calero renunció la semana pasada, acusando a Vieira Lima de haberlo presionado para que el Instituto del Patrimonio Histórico (Iphan), que dependía de su cartera, aprobara un proyecto inmobiliario en Salvador de Bahía (noreste), donde posee un apartamento.

Y en una declaración a la Policía Federal divulgada por la prensa el jueves, Calero dijo que el propio Temer lo había instado a buscar una solución al problema.

El mandatario negó a través de su portavoz haber “inducido” a ninguno de sus ministros “a tomar alguna decisión que hiriese las normas internas o sus convicciones”. Según el portal G1, del grupo Globo, Calero “grabó la conversación” con el jefe de Estado.

La oposición anunció que estudiaba presentar un pedido de impeachment contra Temer.

La renuncia de Vieira Lima “no elimina la necesidad de investigar actos irregulares cometidos por él, por otros ministros o por el propio presidente Temer”, recalcó una carta enviada a la Abogacía General de la Unión por el liderazgo de la bancada en Diputados del Partido de los Trabajadores (PT), del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010).

Vieira Lima, de 57 años, miembro del PMDB (el partido de Temer), era el principal negociador del Gobierno con el Congreso, donde se tramita un paquete de duras medidas de austeridad para sanear las cuentas públicas.

Las tensiones políticas se ven acrecentadas por la firma inminente de un acuerdo de delación entre la justicia y miembros de la constructora Odebrecht, una de las mayores implicadas en el megaescándalo de Petrobras, que podría involucrar a dirigentes de casi todo el arco parlamentario.