Emma Coronel, la elegante mujer de El Chapo

  Actualidad

Emma Coronel, la elegante mujer de El Chapo

No es modelo ni actriz, pero cada vez que aparece acapara las miradas y cámaras. Hay incluso tutoriales de youtube para ser como ella.

Emma Coronel conoció al Chapo cuando era una adolescente.

No es una estrella de cine, mucho menos Kim Kardashian, sin embargo, cada vez que Emma Coronel (29) llega a Nueva York, se roba las miradas y el foco de todas las cámaras. Sale en la televisión y acapara los medios. ¿Las razones? Es la esposa de Joaquín ‘el Chapo’ Guzmán (61), uno de los narcos más grandes de la historia, y gusta vestir al último grito de la moda. Es un maniquí ambulante, cargada de costosas prendas de vestir. Ya no sorprende verla con ropa de la marca Gucci cada vez que acude a la Gran Manzana, para estar presente en la sala de audiencias donde se celebra el juicio contra su esposo, quien enfrenta once cargos —le rebajaron seis— relacionados con el narcotráfico.

De la sencilla y tímida chiquilla de orígenes mexicanos nacida en California, que se casó a los 17 años con el tristemente célebre Chapo, líder del Cártel de Sinaloa, no queda nada. Su rostro y cuerpo lucen distintos. Se levantó las cejas, engrosó sus labios, afinó su nariz y es evidente su diminuta cintura, así como el aumento de sus senos y glúteos. Hay quienes descaradamente la han llegado a comparar con Kim Kardashian. Incluso hay tutoriales de YouTube para parecerse a ella.

En una de las últimas visitas a la Corte en Manhattan, se molestó porque su esposo no había combinado bien la corbata que ella le regaló, con el traje que llevaba puesto. Era quien asesoraba su imagen. En dicho lugar, Guzmán la miraba embelesado y poco le importaba lo que argumentaba el juez, quien les negó cualquier encuentro o acercamiento íntimo.

Pieza clave

Algunas fuentes calculan que el líder del Cártel de Sinaloa tiene alrededor de 16 hijos, sin embargo, Emma ha soportado con paciencia cada escándalo de amoríos que le atribuyen a su marido. Pero más allá de ser solo su esposa, hay quienes la ubican como figura trascendental, una pieza clave, para el capo por fungir como publirrelacionista y velar por sus intereses muy cerca de sus abogados. Aunque siempre ha mantenido perfil bajo, últimamente se la ha visto dar declaraciones en torno a la salud y al juicio de Guzmán. Ella le demuestra amor, lo grita a los cuatro vientos, pues fue él quien la empujó a estudiar una carrera, así se inclinó por la Comunicación, y aunque no ejerce se ha declarado admiradora de esa profesión.

Sus hijas gemelas

Emma Coronel conoció al Chapo cuando era una adolescente, en un baile en el poblado de Canelas, en Durango, territorio que controla el cartel de Sinaloa, del cual él es líder. Bailaron, conversaron y se enamoraron, según contó la mujer en una entrevista. El mismo día de su matrimonio (2007), fue coronada reina del Café y la Guayaba, no obstante, ella asegura que aquello no influyó en su coronación. La pareja convivió casi una década y de esa relación nacieron las gemelas María Joaquina y Emali Guadalupe, de 7 años. Las niñas solo pueden ver a su padre durante la visita en el Centro Correccional Metropolitano de Nueva York donde está recluido tras su extradición desde México.