Economía

El vehículo propio, una tendencia en declive

Un informe indica que en diez años, la venta de autos en Europa y en EE.UU. caerá un 20%. En la región, las cifras se mantienen.

Skoda-car-factory-Skoda-Auto-Career-on-Facebook
Los consumidores buscan una movilidad económica, ecológica y sin trabas.Cortesía

Los impuestos, el alto costo de la gasolina, el caos de los trancones y la preocupación por el medioambiente; los motivos por los que los jóvenes están dejando de lado los autos cobran cada vez más vigencia.

image_content_28140298_20191002161339

Los autos en el país consumieron 1.258 millones de galones de combustible en 2019

Leer más

Así lo indica el informe Euromonitor International, que analiza las tendencias de los consumidores en la Unión Europea. Este establece que, en los próximos años, el uso de vehículos personales irá decreciendo en favor del transporte público, las bicicletas compartidas y las aplicaciones como Uber, Cabify y Lyft.

“Los consumidores buscan medios de transporte cómodos, baratos y libres de estrés, y es ahí donde surge la tendencia hacia una ‘movilidad sin fricción’, en la que el vehículo propio empieza a ser caduco, sobre todo en las principales ciudades europeas, con normas restrictivas para los automóviles”, establece el reporte.

Las cifras respaldan esta tendencia. Este miércoles 22 de enero, la Asociación Europea de Fabricantes de Automóviles (ACEA), indicó que, este año, las ventas de autos decaerán en 2 % en la Unión Europea, una tendencia que se intensifica en países como Gran Bretaña, donde por tercer año consecutivo se registró una caída en la fabricación y adquisición de carros.

“Cada vez más, los consumidores ven la movilidad como un servicio, en el que prima la conveniencia y la comodidad”, explicó el consultor en movilidad Fransua Vytautas. El estimado en Europa es que, en diez años, la adquisición de vehículos, decaerá en un 10 %.

En Estados Unidos, aunque menor, esta tendencia también se vislumbra.

Según un reporte de The Business Insider del año pasado, la venta de autos en ese país, principalmente en ciudades como Nueva York y San Francisco, ha ido reduciéndose de manera consistente desde 2013.

Imagen IMG_8835

Al centro entran 195.000 autos diarios y hay 7.200 parqueos

Leer más

“Hubo un repunte en 2017, y nuevamente un bajón el año pasado. Mientras las aplicación de autos compartidos y taxis se hacen más populares, la necesidad de tener auto propio decae, lo que es una tendencia inusual, considerando que durante décadas, la identidad cultural de los norteamericanos ha estado ligado a su vehículo”, señala el análisis.

En la región, sin embargo, las ventas se mantienen con mínimas variaciones entre 2018 y 2019. En México, Colombia, Perú y Uruguay, las reducciones han sido de entre el 3 % y el 5 %. En el país, según datos de Asociación de las Empresas Automotrices del Ecuador (Aeade), la reducción en ventas fue de un 4 %.

En Argentina, que enfrenta una fuerte recesión económica, el declive fue de 43 %.

¿No se aplica esta tendencia en el continente?

Para el experto en urbanismo Daniel Gómez, la diferencia recae en las complejidades del transporte público, y en la situación socioeconómica de la población.

“En ciudades como Buenos Aires, Bogotá, o Ciudad de México también hay un crecimiento en las plataformas digitales de taxis, y de bicicletas públicas, pero también hay una gran parte de la población que vive hacia la periferia, o en ciudadelas cerradas, y desde donde las distancias son considerables. Esto hace que la tendencia sea inaplicable, porque no existen las condiciones o la infraestructura para ella”, explica.

Pese a ello, este año la proyección para la adquisición de autos a nivel local es que se mantenga en el promedio actual (132.208 unidades) o baje levemente. La causa, sin embargo, no es la misma que en Europa o Estados Unidos, sino la recesión financiera esperada para este año.

Una apuesta por las bicicletas

4-dsc05493
En Quito, la bicicleta pública se implementó en 2012, en Cuenca el año pasado.Cortesía

Según un estudio del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Bogotá (Colombia) y Rosario (Argentina) son las ciudades con un mayor uso de bicicletas públicas y privadas como medio de transporte, con el 5 y 5,3 por ciento respectivamente.

Pero el crecimiento de este medio de transporte no solo depende de la construcción de infraestructura, a cargo de las municipalidades, sino también de las iniciativas a nivel estatal.

En 2019, Perú se convirtió en uno de los líderes de este proceso en la región, implementando una ley que promueve su uso. Esta determina que los trabajadores del sector público reciben un día de descanso remunerado por cada 45 veces que desplacen al trabajo en bicicleta, mientras que los del sector privado cuentan con horas de ingreso más flexibles.

En Ecuador, el uso de la bicicleta pública aún está en ciernes. En Quito, el sistema se estrenó en 2012 y suma más de 800 usuarios diarios. Será repotenciado este año. En Cuenca el servicio inició en 2019 y cuenta con 240 equipos.