Economía

“Solo las pequeñas empresas podrán diferir sus aportes a la seguridad”

Vinicio Troncoso, gerente general del Banco del Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (Biess) explica la situación financiera que atraviesa el banco y de sus esfuerzos por cuidar la liquidez, en época de emergencia. 

troncoso
Vinicio Troncoso, dirigie el banco del Biess, desde agosto del 2019.Archivo Expreso

El banco del IESS arropará al país en esta crisis sanitaria, hasta donde le da la sábana. Vinicio Troncoso, su gerente, explica las limitaciones financieras que la institución tiene para aplicar diferimientos de pago, de forma en general. No obstante, en el camino, asegura, se hacen algunas excepciones.

situación financiera

FMI: Ecuador, el tercer país con mayor retroceso económico en la región, para este 2020

Leer más

- ¿Cuál es la situación financiera que actualmente tiene el banco? ¿Cómo se está actuando en esta emergencia?

- Generalmente lo que todos están haciendo es priorizar los gastos, cuidar la liquidez que se tiene a la mano y nosotros también trabajamos en eso. Nuestros ingresos mensuales suman $ 345 millones, entre los aportes patronales que hacen las empresas y el pago de los afiliados por sus créditos. El ingreso del 40% de la aportación que tiene que dar el Estado por ley, como financiamiento del fondo de jubilación (unos $ 140 millones mensuales), eso dada la situación económica, no se nos está dando; entonces los ingresos se quedan en $ 345 millones, pero si vemos nuestros egresos estos son mayores. Estamos teniendo gastos de $ 100 millones en el sistema de salud, en el pago de pensiones jubilares ($ 330 millones al mes) Todo eso suma más de $ 430 millones, lo que quiere decir que hoy por hoy el Biess está registrando un déficit de flujo de $ 100 millones. Si no tengo la liquidez para soportar el gasto corriente que tengo, tenemos que ver las prioridades, y esas serán seguir pagando a los jubilados y seguir destinando recursos a la salud.

- En esta situación, ¿queda a un lado entonces el pedido de las empresas de diferir sus aportes a la seguridad social?

- Hay empresas grandes y medianas que pueden seguir pagando porque tienen acceso a capitales en el sistema financiero. No obstante, sabemos que habrá empresas muy comprometidas, afectadas como los micro y pequeños negocios que dependen de flujo diario y semanal. Para ellos sí podemos hacer cierta concesión, entre ellas la de dar un periodo de diferimiento en sus aportes patronales. Estamos evaluando, dependiendo de cómo transcurra la crisis, si será entre dos o tres meses.

Hoy por hoy tenemos un déficit de flujo de la seguridad social de 100 millones de dólares.

- El mismo limitante hay entonces para diferir los pagos de préstamos quirografarios, hipotecarios. ¿Pero qué pasa si la gente no tiene cómo pagar?

- En esos casos, tampoco podemos aplicar un diferimiento general. Lo que buscamos es que el afiliado que está en problemas venga y lo solicite ante al Biess, porque el afiliado que no tiene problemas, priorizará el pago de su casa. Pero sabemos que habrá dificultad y por eso hemos lanzado la campaña ‘Reactívate’, que promueve soluciones de pago, para todos los afiliados con crédito hipotecario que están en mora o que cuya situación laboral ya cambió y que no puede pagar las mismas cuotas. Esos afiliados deben entrar al biess.fin.ec y hacernos una propuesta de solución de pago para ver si ampliamos el pago a 30 años y para ver si le damos un periodo de gracia hasta 18 meses.

ED6E5C4A-D3CE-42EF-91E8-1A41B42B3339

Medidas ante la crisis: Cuatro casos en los que aplicaría el acuerdo entre las partes

Leer más

- ¿Qué pasa con las personas que ya tienen su crédito a 30 años?

- Sabemos que hay particularidades y para ellos hay otras opciones. Eventualmente tendríamos que aceptar que entre una persona adicional dentro de su ingreso. Lo explico. Tenemos el caso de una señora que estando casada sacó un crédito hipotecario, pero se divorció y hoy sus ingresos no le alcanzan para pagar, pero está integrando a su hija a ese crédito como codeudora, de tal manera que no deja de pagar. Entonces estamos aplicando ese tipo de soluciones. Hay ciertos casos en que si no se tiene ninguna expectativa de hallar empleo en los próximos meses le estamos dando la posibilidad de que arriende el bien, durante 1 año, 2 años. Mientras estabiliza su situación económica, el afiliado puede seguir pagando el bien, a través del arriendo. Antes de la crisis, teníamos apróximadamente a 25.000 afiliados que estaban en condición de mora.

La seguridad tiene un principio de solidaridad. No nos vamos a poner de enemigos de los afiliados. Se buscarán opciones.

- Pero en la situación actual, alquilar sería complicado. Es un proceso que demoraría.

- La seguridad social tiene un principio solidario. Nosotros no nos vamos a poner de enemigos de los afiliados, lo que buscaremos es su reactivación. Entendemos que los plazos son difíciles y que reactivarse nos tomará un tiempo, pero para eso también está el periodo de gracia que estamos dando, que es de 18 meses.

- Con el panorama actual, ¿cómo queda la proyección de entrega de créditos para este año?

- En el primer trimestre, en crédito hipotecario hemos entregado $ 102 millones, estamos bastante caídos porque teníamos una meta de 850 millones y hay que entender que la suspensión de marzo, abril, tiene implicaciones. En quirografarios hemos entregado 829 millones, ahí vamos a estar muy alineados y de hecho por encima del monto que hicimos en el 2019. Esto sobre todo por los quirografarios de emergencia que hemos entregado. Después de la cuarentena, una de las metas no solo será promover la demanda de los afiliados, sino la de los promotores y constructores, algo que desde ya estamos trabajando.