Economía

La pandemia complica el envío de remesas a Ecuador

El desempleo golpea a ecuatorianos que residen en España y Estados Unidos.   La crisis sanitaria afecta a los países de donde más llegan los recursos.

Ecuadorian-migrants-are-less-poor-in-USA-300x187
Estados Unidos es uno de los principales sitios de residencia de ecuatorianos.Internet

Wagner Cañar está desempleado desde hace un mes. La calamitosa situación que afronta España por la pandemia de COVID-19 ha obligado a parar casi todas las industrias y muchos trabajadores ahora afrontan el paro (desempleo).

Cañar, migrante ecuatoriano, un trabajador autónomo que se dedicaba a pintar casas y a realizar trabajos de albañilería, ha debido dejar de laborar por la situación. A ello se suma el contagio de una de sus hijas de coronavirus. “Llevamos encerrados un mes, con las niñas”, señaló a EXPRESO.

“En el ámbito laboral está muy negro. Las ayudas que te venden en las noticias pues son eso, que te venden que te van a ayudar, pero son nulas o inexistentes”, dijo el ecuatoriano.

El migrante solía enviar, hasta febrero de este año, $ 400 a su madre, quien vive en Quito. Debido a su situación, transferir dinero ahora es difícil.

La crisis del coronavirus ha provocado que 900.000 personas pierdan su empleo en España en dos semanas, reportó el 2 de abril el diario El País.

En esa cifra no se suman los afectados por los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), una autorización que reciben las empresas para poder suspender temporalmente contratos de trabajo. Bajo esa modalidad se han visto afectados cerca de 3 millones de empleados en el país ibérico.

Ese escenario complica el envío de remesas a Ecuador, señaló Joffre Pinzón, presidente del Movimiento Familiares y Migrantes (MFAM).

El año pasado, Ecuador recibió $ 3.234 millones por remesas, según el último informe publicado por el Banco Central del Ecuador (BCE), la semana pasada.

Esa cantidad fue la segunda mayor de los últimos 20 años, solo superada por la que enviaron los migrantes en el 2007, que alcanzó los $ 3.335 millones.

Ante la explosión de desempleo en España y Estados Unidos, los migrantes han pedido ayuda a la Cancillería, al Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) y al Municipio de Quito, dijo Pinzón, para apoyar a personas que se han visto afectadas.

A los desempleados se les ha dado víveres y se les ha pedido incluirles en el bono de $ 60 que ofreció el Gobierno ecuatoriano para las personas más vulnerables, ante la emergencia sanitaria, dijo Pinzón.

“Siempre en este tipo de crisis, quienes más se afectan son los grupos vulnerables, en especial los migrantes que no tienen su documentación en regla”, comentó el titular de la MFAM.

Otros migrantes han tenido mejor suerte. Ese es el caso de Ignacio Beltrán, trabajador autónomo, que por ahora labora en logística y entrega de paquetes, una de las industrias que ha seguido funcionando pese a la cuarentena que vive Madrid.

“Aquí la cuestión desesperante es para los indocumentados porque ya vamos a tener un mes (sin trabajo)”, señaló.

Screenshot_20200326-194739_Gallery

Coronavirus: La inquietud se comparte también en el corazón de los migrantes

Leer más

CAE EL EMPLEO EN ESTADOS UNIDOS. La última semana de marzo, EE. UU. volvió a pulverizar todos los récords históricos de solicitudes de prestaciones por desempleo.

Más de 6,6 millones de personas presentaron la petición de ayudas tras haber perdido el trabajo en la semana que terminó el 28 de marzo, informó el Departamento de Trabajo estadounidense el pasado jueves.

Eso es casi el doble de la semana anterior, 3,3 millones, que ya en sí era un récord. Con esos números, el total de personas que solicitaron ayuda por desempleo en dos semanas son unos 10 millones.

Joffre Pinzón dijo que los migrantes han podido beneficiarse de subvenciones que entregan algunos estados. Por ejemplo, en Chicago se da $ 1.000 para que los desempleados puedan pagar sus gastos básicos.