Domingo familiar y de diversion en las alturas, en La Perla

  Actualidad

Domingo familiar y de diversion en las alturas, en La Perla

La mañana estuvo fresca y el ambiente acorde para visitar el malecón Simón Bolívar. Así lo decidió la familia Agila Charria, proveniente de El Oro. Sus seis miembros aprovecharon su presencia en el icónico sitio turístico de Guayaquil para admirar la n

Atractivo. En la jornada de ayer primó el orden al momento de ingresar.

La mañana estuvo fresca y el ambiente acorde para visitar el malecón Simón Bolívar. Así lo decidió la familia Agila Charria, proveniente de El Oro. Sus seis miembros aprovecharon su presencia en el icónico sitio turístico de Guayaquil para admirar la nueva atracción: la noria, la rueda gigante denominada La Perla.

Luis, Ariana, Junior y Tatiana subieron a una de las cabinas de la noria para sentir la tan comentada experiencia de ver a la ciudad desde las alturas, a más de 55 metros. Para Luis subirse a la rueda gigante fue gratificante por poder “observar a la ciudad desde esa perspectiva, en un espacio cómodo y seguro”. Algo similar comentó Tatiana.

Otra familia que también disfrutó de los minutos dentro de la cabina de La Perla fue la conformada por Xavier Gómez, Roxana Vélez y la pequeña Sofía, de tres años. Ellos además del viaje aprovecharon para tomarse una foto de recuerdo.

“La atención brindada fue gratificante. Los empleados muy atentos nos indicaron por dónde debíamos ir, nos preguntaron si teníamos algún boleto para persona de la tercera edad, ya que hay un ingreso especial para ellos, y otra fila exprés para ingresar más rápido. Eso es bueno”, comentó Gómez.

La jornada de domingo en el espacio donde se ubica la noria congregó a turistas locales y extranjeros, que antes de ingresar y al bajar de la rueda captaban el recuerdo en fotografías.