Decano de la universidad de Esmeraldas había sido amenazado por criminales

  Actualidad

Decano de la universidad de Esmeraldas había sido amenazado por criminales

La Policía detuvo a dos de los presuntos gatilleros y decomisó las motocicletas en las que se movilizaban los asesinos. 

63c9c6ad2a009
Las víctimas viajaban en esta camioneta. En la escena se hallaron 21 indicios balísticos.

Las personas que juraron acabar con la vida de Segundo Castillo lo cumplieron. Una fuente policial reveló a este Diario que hace tres días el decano universitario había sido amenazado de muerte, presuntamente por miembros de un grupo de delincuencia organizada que opera en la provincia de Esmeraldas.

Aaron Arreaga Cedeño

17 años de cárcel para quien se deshizo del arma con la que mataron a Ruales

Leer más

“Una de las presunciones que tenemos es que el crimen habría sido cometido por grupos delincuenciales. Aún estamos analizando las causas. Eso lo determinarán las investigaciones. Estamos trabajando para dar con los responsables”, manifestó el oficial de la Policía.

La tarde de este jueves 19 de enero la Policía de Esmeraldas detuvo a dos de los presuntos gatilleros y decomisó dos motocicletas, en las que al parecer se movilizan los criminales.

Según información recababa por investigadores "la víctima, al parecer, el tenía influencia o daba respaldo a la organización criminal Los Ganster y por eso se habría originado la retaliación en su contra".

Otra fuente de esta institución sostuvo que quienes estarían detrás de las amenazas y muerte de Castillo, serían miembros de la banda delictiva Los Tiguerones, quienes ejercen control en la Provincia Verde. En el lugar, agentes de Criminalística recogieron 21 indicios balísticos.

Con el asesinato del decano y de su compañero de labores, Esmeraldas registra 20 muertes violentas del 1 al 19 de enero de este año. En los últimos cuatro meses de 2022, hubo una ligera reducción de crímenes. En septiembre, 69; octubre, 49; noviembre, 40, y diciembre, 35. Sin embargo, esta provincia ubicada en el norte del país sigue siendo una de las más violentas de Ecuador, después de la Zona 8 (Guayaquil, Durán y Samborondón).