Actualidad

Cristina Fernandez desiste de apelar e ira a juicio por operaciones cambiarias

Según el juez Bonadío, cuando Fernández era Presidente impulsó en el Banco Central la venta de dólares a futuro a un precio bajo, por lo que la acusa de haber provocado con esa operación fuertes pérdidas a la autoridad monetaria.

La exMandataria afirmó que quienes compraron los dólares a futuro fueron en su mayoría empresarios, muchos de los cuales actualmente son funcionarios del gobierno de Mauricio Macri.

La expresidenta argentina Cristina Kirchner desistió de apelar su procesamiento para poder defenderse en un juicio oral en una causa por perjuicio al Estado en operaciones cambiarias del Banco Central en el final de su gobierno, informó este lunes 14 de noviembre su abogado.

El viernes 11 de noviembre una cámara de apelaciones confirmó su procesamiento dictado en mayo por el juez federal Claudio Bonadío, quien ordenó además un embargo de 15 millones de pesos (1 millón de dólares). El magistrado la acusa de haber causado daño financiero al Banco Central por sus medidas contra la devaluación en 2015.

La exmandataria (2007/2015) se abstuvo de apelar el fallo de la cámara. Kirchner “quiere defenderse en un juicio oral y público. Desde el primer momento pidió ir a un juicio oral porque quiere dar explicaciones sobre esto, y fue una decisión mía decirle que no”, explicó su abogado Carlos Beraldi a Radio 10. Según el letrado, la acusación es “escandalosa y carece de argumento fáctico y jurídico”, dijo.

La cámara de apelaciones confirmó también el procesamiento y embargo por igual suma al exministro de Economía Axel Kicillof, al expresidente del Banco Central Alejandro Vanoli, y a otros 12 exmiembros del directorio del Banco Central. Según el juez Bonadío, cuando Kirchner era presidente impulsó en el Banco Central la venta de dólares a futuro a un precio bajo, por lo que la acusa de haber provocado con esa operación fuertes pérdidas a la autoridad monetaria.

La operación con dólares a futuro consiste en fijar un precio de la divisa a tres o cuatro meses, como inversión. Si el tipo de cambio baja, el Banco Central gana dinero, pero si se devalúa, la institución pierde.

En su defensa, Kirchner afirmó que quienes compraron los dólares a futuro fueron en su mayoría empresarios, muchos de los cuales actualmente son funcionarios del gobierno de Mauricio Macri que fueron autorizados a cobrar los futuros. Tras asumir la presidencia el 10 de diciembre, Macri liberó el tipo de cambio y la devaluación llegó a 32%.