La corrupcion mas familiar

  Actualidad

La corrupcion mas familiar

Hay, al menos, dos rasgos comunes: los casos de corrupción involucran a denominadas ‘obras emblemáticas’ de la revolución ciudadana y se revela la existencia de ‘redes familiares’.

La corrupción más familiar

Hay, al menos, dos rasgos comunes: los casos de corrupción involucran a denominadas ‘obras emblemáticas’ de la revolución ciudadana y se revela la existencia de ‘redes familiares’.

El último involucrado fue Antonio Mosquera, padre del exministro de Electricidad Alecksey Mosquera, investigado por presunto lavado de activos en el caso Odebrecht. Su vinculación se dio el martes. Por su avanzada edad recibió arresto domiciliario.

Sobre el exministro pesa la sospecha de haber recibido un millón de dólares en 2008, presuntamente, por el proyecto Toachi Pilatón. Él colocó a su padre como accionista de dos empresas, Truenergy y Autorush, que recibieron transferencias originadas en las supuestas coimas. Su tío político, Marcelo Endara, figuraba como propietario de otra empresa. Él dijo que Mosquera le pidió que prestara su nombre para constituir una empresa. ¿La razón? En 2008 era ministro y no quería aparecer como representante legal.

Pero no es el único caso. Los involucrados en supuestos delitos en Petroecuador también confiaron en sus parientes más cercanos. Lo hicieron Álex Bravo, exgerente de la petrolera, sentenciado por cohecho, así como el exministro de Hidrocarburos Carlos Pareja (ver gráfico).

¿Qué rol jugaron estos parientes? La constitución de empresas usadas para la recepción de supuestos sobornos. En algunos casos, en la misma línea de Endara, su defensa fue que su nombre se utilizó sin su consentimiento.

Otra trama familiar en investigación es la de Ricardo Rivera, tío del vicepresidente Jorge Glas. Según la Fiscalía “valiéndose de su parentesco con un funcionario público habría recibido pagos para beneficiar a la empresa para que pueda obtener contratos”.

El abogado y catedrático universitario Juan Pablo Albán dice que es muy frecuente que las personas que reciben dinero de origen ilícito busquen testaferros y que eso se concrete en la confianza que tienen en sus familiares.

Él cree que las investigaciones han sido selectivas. “Se van contra gente que está en desgracia, que no está en el país”, opina.

Jorge Acosta, procurador judicial de Carlos Pólit también implicado en el caso Odebrecht, puntualiza, sin embargo que es normal que haya grupos empresariales conformados por familiares y que eso no implica que se está cometiendo delitos o infracciones.